domingo, 17 de noviembre de 2019

Pensar Cataluña desde la paz. Construyendo un nuevo proyecto político de modernidad








Hace décadas que, con la llamada posmodernidad, se habla del fin de las ideologías, del final discursivo, de la imposibilidad de encontrar un proyecto emancipador. Lo cierto es que la modernidad, como proyecto de los países soberanos, sucumbió con su pérdida de soberanía a manos de las grandes corporaciones y el poder Financiero.

A muchos nos une el ser metecos, itinerantes, haber salido de nuestro vientre lugareño en pos de trabajo, horizontes de futuro o simplemente aventuras. No menos tienen peor suerte y buscan un refugio fuera de las pandemias, de las guerras y de la falta de formas de subsistencia, del hambre.

Durante los años 60 y 70 Cataluña fue un lugar donde huir del mísero horizonte del hambre en el sur de España. Los planes de estabilización y desarrollo creados por los desarrollistas del sistema nacional católico, los tecnócratas del Opus Dei, encontraron en el carácter emprendedor catalán y en las posibilidades de su industria un lugar donde invertir en infraestructuras y fomentar la industria patria. Igual lo hicieron en el País Vasco y Madrid, fueron los tres polos de desarrollo del régimen.

Cientos de miles desde Andalucía, Aragón o Galicia, tomaron el tren, con o sin familia, hacia la Cataluña prometida. Hubieron los que se aventuraron a viajar sin permiso de trabajo en origen y se arriesgaron a ser devueltos a los lugares de origen por la guardia civil cuando llegaban a la Estación de Francia. Una vez en Cataluña se instalaron en chabolas y chamizos que ellos mismo se fabricaban con materiales de desecho en lo que ahora son los barrios periféricos de la ciudad y metrópoli de Barcelona. Hacían jornadas de trabajo inacabables y con su esfuerzo y la austera economía doméstica pudieron, al cabo de años, comprarse o alquilar una vivienda. Se han hecho múltiples relatos de las gestas de estas familias y de las adversas circunstancias de su asentamiento, que superaron a base de trabajo y pundonor.

La mayoría, llegada la transición hicieron definitivamente de esta tierra catalana su lugar en el mundo y se adaptaron, algunos a duras penas, a las políticas de inmersión cultural. Si bien una mayoría en casa y sus hijos en el patio de las escuelas seguían hablando en la lengua materna. A algunos, de origen catalán, les hubiera gustado que estos, metecos o charnegos, hubieran dejado en casa su cultura y aquí se hubieran asimilado culturalmente sin más. No pocos prohombres de CiU y de ERC advirtieron de los riesgos para los catalanes y su sacrosanta cultura, de atraer demasiados metecos. Y verdaderamente el tema no era para menos, pues luego vinieron latinos, marroquíes, surafricanos, caribeños, chinos, rumanos,... y la gran metrópoli se convirtió en una gran arca llena de especies donde los catalanes de 8 apellidos vieron peligrar su reino en este mundo, entre otras, las poderosas, nombradas por algunos como 400 familias, repartidas y con ramificaciones en todas las formaciones políticas catalanas, más en las nacionalistas.

La realidad es que, lejos de lo que algunos piensan ahora, no ha sido internet que ha hecho crecer el cosmopolitismo en Cataluña, sino la inmigración y el comercio. A algunos les gustaría también que parte del "cosmopolitismo" fuera la conquista dels Països Catalans, pero me temo que es un sueño del que no participan otros de los llamados Països.

Ahora, en Cataluña, hay empadronados entre un 55 y un 60% de metecos o charnegos, que hacían de Cataluña un territorio mestizo y bendito hasta que llegó la crisis acompañada del maldito PP y se removieron los cimientos étnicos en este territorio que amo porque es donde han nacido mis hijos, un territorio de tradición cosmopolita e históricamente mestizo, un sueño de los "sinrazas" de los "sincredos nacionales" y eso se sabe y se sabe que mayoritariamente el conflicto con el Estado español no ha sido óbice para que durante 34 años de pos-transición Cataluña haya sido el "Oasis Catalán", si no que se lo pregunten al "muy Honorable" y sus arreglos con el centralismo. Cataluña iba bien y "pillaba" con la bisagra pujoliana, ora a diestra, ora a siniestra, más que nadie.

Las cosas han cambiado, la pugna ante la crisis por el trabajo escaso, los servicios, etc., pueden convertir este lugar de acogida en territorio de expulsión y germinar la xenofobia, tanto de orientación españolista, como catalanista. No despertéis a la bicha, no os queráis imponer unos sobre otros. Se sabe perfectamente que una mayoría de catalanes - que viven y trabajan en Cataluña - no quieren la independencia, los sondeos del Instituto de opinión de la Generalitat lo han dejado muy patente en las dos últimas ocasiones.

No, los discursos desde el eje nación no constituyen actualmente un camino de modernidad. Hay muchos que creen que la modernidad no ha acabado, que aún hay discursos y los hechos les dan cotidianamente la razón, pero los Estados son categorías zombies y la modernidad caída solo puede ser refundada de forma universalista, trascendiendo y diluyendo fronteras físicas y psíquicas, las más importantes son las que ponemos o quitamos en nuestros corazones.

Los riesgos que percibimos hoy son, en gran parte, globales y como tales han de ser abordados. Sin embargo Europa está demostrando a diario que muchos de estos riesgos no se enfrentan colectivamente, sino que los gobiernos de cada país actúan trasladando la carga negativa y precarizando a los más débiles. Y en eso, puede ser, que una Cataluña soberana con autogobierno pudiera "soltar lastre" y adquirir un lugar entre la media docena de territorios-nación privilegiados económicamente Europa. Me pregunto razones y encuentro actores secesionistas para todos los gustos: Unos por simple interés económico u otras formas de cálculo instrumental, otros por la herida abierta desde el nacionalismo español, otros de vuelos románticos. Si lo que prima en el secesionismo es el romanticismo habrá que decir que el discurso nacional romántico no es ya de este Mundo globalizado, o si lo es, es un peligro en ciernes para otros. Aún habría más, los que más allá de cálculos y romanticismos o de hartos del Estado, lo que desean es tener más competencias y nivel de autogobierno para poder afirmar su patrimonio diferencial, en este punto todos podemos comprender que hace falta un cambio profundo a nivel constitucional y hacia la federación de territorios y naciones del Estado.

Cuando los tiempos despiertan las pasiones, más si son nacionales, hemos de tener un espejo retrovisor conectado con la razón, no sea que la realidad nos arrolle. Y creo que podemos colegir en Cataluña que a pesar de los intentos del PP, la lengua y la cultura catalana están más que asentadas y solo una dictadura como la franquista las podría atacar, no nos engañemos. Y de los cerca de 8 millones catalanes casi todos defenderemos la cultura y el idioma catalán. Aunque también un porcentaje ampliamente mayoritario pedimos conservar nuestros orígenes españoles en Cataluña, comenzando por un idioma que hablan 600 millones de personas en el mundo, lo cual también es un gran patrimonio de la cultura catalana, no lo despreciemos. Hemos de contar con lo que hay, que nos hace diferentes, más ricos culturalmente y más universalistas.

En este punto de la transcendente historia de relación y confrontación entre Cataluña y España, solo pido que podamos filtrar nuestros sentimientos por el cedazo de una racionalidad situada en el contexto actual y no histórica solamente. Me pregunto si no, si será posible que en Europa los diversos pueblos se entiendan y solidaricen, después de que diversos imperios arrasaron y ocuparon a fuego y sangre territorios por doquier, y todos hayamos sido, en algún momento histórico, hostigadores o zaheridos sin excepción, antes o después. Francos, Prusianos, Ingleses, Españoles, o Catalanes y Aragoneses antes en el Mediterráneo.

La historia sangrienta ha de servir para no repetirla, por eso la idea de Europa surgió como territorio común de los pueblos enfrentados, como federación y solidaridad, aunque después los gobiernos hayan traicionado a la ciudadanía al escuchar los cantos de sirena del capital. Solo veo posible una España y una Europa de solidaridad y progreso, que sea democrática, social y ambiental , pero para ello se necesita un proceso de federación progresivo y convergente en aras de la paz y la reconstrucción de la modernidad

jueves, 7 de noviembre de 2019

A quienes ojalá un día puedan cambiar el mundo


Fallo de sistema (VIII)


Las cartas están repartidas y vistas. La dilación del proceso de consulta en Cataluña no traerá más que mayor inquina y desafección mutua, que harán imposibles la armonía y estabilidad política catalana y española. El destino llama otra vez a la puerta de la historia común, abanderando intereses y oprobios históricos varios. Es el destino marcado desde las coordenadas de la etnicidad, que regurgita periódicamente afrentas, deslealtades y bilis históricas.

Los que en medio del fragor patrio no se sienten vinculados ni representados por proclamados destinos históricos, aquellos que afirman servir a la única razón de la emancipación humana, no pueden sentirse identificados con esta apisonadora del cruel destino - un destino trazado y revivido como perpetuo ritual por los pastores, líderes patrios o profetas apocalípticos de aquí y de allá - les acompaña una profunda convicción humanista que les lleva a transcender la cartografía histórica de tropelías y desafueros mutuos. Nunca se sintieron esencialmente de patria alguna, sino que siempre asumieron una condición internacionalista apátrida. Su existencia no se vincula más allá del deseo de lealtad, solidaridad y gentil trato con las gentes que nacen, adoptan, refugian o pasan por un territorio.
 
En este hilo descriptivo de la ubicuidad, los sentimientos y de la razón humana; más allá de vanidades étnicas, hemos de pensar que el Poder se reviste de sutiles ornamentos para cada circunstancia y momento y, a día de hoy, en este lugar del planeta llamado Cataluña, son dos naciones con sus intereses oligárquicos enfrentados y los plutócratas lejanos que forjaron la crisis, los que marcan y condicionan el debate patrio.

Nada nuevo bajo el sol, la historia se repite una y otra vez. El enfrentamiento entre pueblos o etnias es el caldo de cultivo del sino como mito del eterno retorno: La supuesta y omnipresente imposibilidad del ser humano de superar las maldiciones del Dios contrariado y furibundo en el Jardín del Edén, que históricamente predispuso al sometimiento de los muchos a una casta de monarcas, ricos y sacerdotes, personificaciones terrenales del poder divino. O bien como mito de Babel, en que el poder divino somete a la confusión, al éxodo y la diáspora a aquellos que juntos levantaron torres a su altura. 

Los arcanos patrios vigilan, están siempre presentes y periódica y caprichosamente nos embarcan en epopeyas como pueblos con un pretendido sentido histórico, creyendo que la "diosa Fortuna" guiará al pueblo hacia la emancipación, tejiendo en el tránsito paisajes humanos impresos como si fueran las cartas del destino, cuando el destino es diseñado cada día por los poderosos.

No obstante el espíritu que anima a los seres libres sigue buscando su paraíso perdido su Babel olvidada. Esa búsqueda es la que ha nutrido siempre las razones y episodios de la disconformidad, de la crítica, de la rebeldía, de la insurrección de los muchos, exigiendo de nuevo un lugar digno en este Mundo y organizando la revuelta para recuperar el Edén y Babel, esos paisajes que los poderes nos robaron para prevalecer sobre nosotros adjudicándose ellos el bien y condenando a los muchos a la dispersión y al sufrimiento.

Por eso hemos de recuperar el sentido de unidad de pertenencia, forjando los valores que nos catapulten definitivamente a ser especie humana. El Poder, arcano, nos quiere separados para confundirnos y dominarnos mejor. Divide et impera.

Sólo aquellos que se reconozcan como iguales, sin atávicos lazos de sangre patria; los que tejan sueños fraternales a diario, los que derriben muros, tracen puentes y diluyan cada día las fronteras físicas, económicas y psíquicas que nos atenazan y enfrentan, podrán constituirse como humanos libres para construir otro mundo posible. Libres del pasado inmisericorde de agravios mutuos, libres de intereses étnicos, libres de instinto de dominio o de servidumbre, libres de mitos fundacionales que impiden cualquier cambio real: los mitos y supercherías religiosas, los mitos patrióticos y los mitos del dinero como felicidad y del progreso sin fin que están destrozando la madre Gaia, el único “mito” que nos sustenta.

Cataluña tiene hoy un corazón partido por dos mitos fundacionales nacionales. Se buscan espíritus libres que tiendan puentes de fraternidad para cambiar Cataluña y el Mundo.

martes, 8 de octubre de 2019

Necesitamos sindicatos, pero no estos



Fallo de sistema (VII)



Este año 2019 se han cumplido 100 del establecimiento legislativo, por primera vez, de la semana laboral de 40 horas, tras cerca de dos meses de huelga y brutal represión de los trabajadores de la compañía eléctrica Riegos y Fuerzas del Ebro, de la empresa La Canadiense. Transcurrido un siglo, aún hay sectores y empresas con interminables jornadas laborales.

Durante décadas, las élites económica y política de la democracia liberal asumieron, a golpe de huelgas y revueltas obreras, que una clase trabajadora digna luchaba por sus derechos y merecía un respeto. Fue la cuestión social, desde los albores de la industrialización, la que imprimió con épica emancipadora el relato de la lucha o confrontación de clases, relato que se materializó en las luchas obreras de los siglos XIX y XX.

Desde entonces los factores que han removido los cimientos de la realidad social y laboral han sido innumerables, y haré especial mención a algunos que han llevado al movimiento obrero y la acción sindical al estado servil en el que se encuentran.

Un aspecto crucial ha sido la acumulación de poder de las élites económicas vía acumulación de la propiedad, dado el escaso interés de los poderes políticos para limitarla, nulo desde hace décadas. El mayor bien del que han dispuesto en exclusividad ha sido la apropiación y patrimonialización de los avances científico-tecnológicos de la humanidad. El uso exclusivo de la clase privilegiada de estos avances ha supuesto la absoluta dependencia de la sociedad en pleno de su tutela y liderazgo.

No obstante, esta tutela ha permitido durante décadas, que las sociedades funcionaran prácticamente como un todo vivencial, que aquello de la cohesión social hiciera languidecer la lucha de clases bajo la importante pérdida de identidad como clase de amplios sectores de la clase trabajadora. El llamado estado de bienestar, construido sobre el pacto social de posguerra, consiguió que una parte privilegiada de la clase trabajadora pasara a ser considerada clase media en una sociedad en que la riqueza que acumulaba la élite económica, desbordaba su recipiente patrimonial vía redistribución.

En esta ilusión de “capitalismo de rostro humano” de “fin de la historia y de los relatos emancipadores” nos mecieron los “clarines” patrios, justo hasta el momento en que el sistema que hizo posible los llamados “30 años gloriosos” hizo techo vía pérdida de tasa de ganancia de las empresas. Entonces reapareció el liberalismo económico depredador, bajo el neoliberalismo el poder económico rompió unilateralmente el pacto social y amaestró a buena parte de la “clase política” logrando incluso que la socialdemocracia se tornase social-liberal a través de las llamadas “terceras vías políticas”. Felipe González, Toni Blair o Gerhard Schroeder recondujeron las sociedades hacia la servidumbre voluntaria.

Aunque también hubo terceras vías que permearon los sindicatos y los burocratizaron, haciéndolos serviles y proclives a la concertación con unos poderes políticos y empresariales que hace décadas humillan a trabajadores y trabajadoras. Sindicatos que se han escorado hacia las prácticas de gestión del sistema a través de la gestión planes de pensiones de capitalización, de ERES, de formación ocupacional, etc. De seguir como ahora, los grandes sindicatos serán lo que Ulrich Beck llama categorías zombis, en lo que respecta a su función original como instrumentos de emancipación de la clase o las clases trabajadoras.

Hoy los sindicatos se han transformado sustancialmente, no son los mismos que los sindicatos que lideraron las luchas obreras que consiguieron los derechos que nos asisten. Habrían de ejercer una práctica de lucha sindical combativa, de confrontación con el actual sistema depredador de las formas de vida y relación en el planeta. Una de las movilizaciones más urgentes, ante el problema de paro y precarización del empleo, es que los sindicatos asuman realmente su centralidad en la lucha por la emancipación de las personas trabajadoras. En este sentido es necesario recuperar el espíritu de los trabajadores y trabajadoras de La Canadiense, impulsando la lucha sindical y social por la disminución significativa de la jornada laboral, para lograr pleno empleo ante los retos del trabajo globalizado y del avance tecnológico-cibernético-robótico.

jueves, 22 de agosto de 2019

Los políticos deben a la ciudadanía una Bankia Pública








Fallo de sistema (VI)

Los políticos deben a la ciudadanía una Bankia Pública

Es de Perogrullo que el leitmotiv del capitalismo es el beneficio privado, adquirido en condiciones de competencia, en teoría libre, pero frecuentemente minimizada por grandes grupos oligopólicos que se reparten el pastel. 

Dentro del sector financiero, la historia de la Banca en España a lo largo de los Siglos XX y XXI es un claro ejemplo de esta deriva oligopólica, que ha supuesto que actualmente los 5 mayores bancos controlen el 70% de los activos, lo que representa un nivel de concentración bancaria que, de media, duplica la existente en las principales economías europeas y que desde 2007 ha reducido el número de bancos, de 60 a 12 por las fusiones. 

Entre1872 y 1929 se crearon seis bancos llamados oficiales, que eran de capital privado pero regulados y controlados por el Estado. Nacieron para atender determinadas parcelas del mercado de crédito, y contaron con la oposición de una banca privada ávida de ocupar todo el mercado. Fue en 1962 que el desarrollismo franquista nacionalizó estas entidades, que se unieron al Banco Exterior de España y la Caja Postal de Ahorros, consolidando una Banca pública al servicio del Régimen.

Fuera lógico que el PSOE, cuando pudo, hubiera reconvertido la banca pública de la Dictadura en una auténtica banca pública con control democrático y al servicio de la economía, del crédito a empresas y familias y de soporte al Estado de derecho, pero no fue así. En 1991 se crea la Corporación Bancaria de España como banco matriz de Argentaria, con lo que queda de los bancos industriales, la Caja Postal de Ahorros y el Banco Exterior. En 1993 el PSOE comienza la privatización de Argentaria, que tiene varias fases y es culminada en 1998 por el PP.

El otro pilar de la economía social en España lo constituyeron las cajas de ahorros, que tanto hicieron por levantar el desarrollo endógeno en los diversos territorios llegando a cubrir más de la mitad del mercado de crédito. Durante años fueron pasto de la codicia bancaria y del oportunismo político. Ya en 1977 la reforma de Fuentes Quintana, ministro de UCD, aproximó su funcionamiento al de la banca privada, sometiéndolas a la competencia en el mercado interno. El desprestigio de las cajas se agudizó con su toma política por partidos desaprensivos que desplegaron a través de ellas un obsceno clientelismo, cuando no saqueo, en vez de un control y vigilancia prudenciales en aras de una economía sólida. 

No era de extrañar que, llegada la crisis hipotecaria, los grandes bancos, unidos al neoliberalismo efectivo en las instituciones, pactaran la reconversión y la definitiva bancarización de las cajas - ahora con problemas de crédito, liquidez y en gran parte de solvencia - o su absorción por los grandes grupos bancarios. Unas cajas rescatadas que fueron afectadas igual que la banca privada, todo hay que decirlo, pero en el caso de las cajas se asoció su financiación a su reconversión en bancos, su muerte era anunciada. La compra de diversas cajas por la banca privada a precio de saldo y la bancarización definitiva de las restantes fue estipulada por la troika para España y planificada por PSOE y PP mediante la consensuada la Ley de Cajas de Ahorro y Fundaciones bancarias de 2013.

Actualmente el Estado es propietario de la mayor parte de Bankia y del “Banco malo” La SAREB, que sirve para lavar los activos tóxicos de las instituciones afectadas a costa del erario público. La reconversión de Bankia, rescatada con 22.400 millones, en una auténtica banca pública, ética y con control democrático y social es una clamorosa demanda de la ciudadanía más consciente. Una vez más la pelota está en el tejado de nuestro Gobierno y nuestros representantes, que habrán de decidir si los ciudadanos merecen una banca sólida, pública y social o prefieren aumentar el negocio del oligopolio bancario privatizando la entidad. Tendrán que elegir entre reflotar Bankia, convirtiéndola en una banca de depósitos, capaz de ejercer la intermediación, la tradicional función bancaria de canalizar el ahorro social y recursos del Estado hacia proyectos de desarrollo económico social y sostenible, o bien poner sus activos en manos del capital usurero, opaco, depredador y especulativo. 

La elección debería ser sencilla para un buen Gobierno. Las finanzas habrían de estar reguladas, con control democrático y constituir un bien público de primera necesidad en una sociedad mercantilizada. Unas finanzas que irrigaran una economía al servicio del bienestar de las personas. No esperamos otra cosa de nuestros representantes, lo contrario sería ponernos de nuevo bajo las patas de los caballos.