domingo, 6 de julio de 2014

Guanyem Barcelona y más.... ¡Conquistémosla!







Antonio Fuertes Esteban. Attac Acordem 


Las fuerzas ciudadanas están avanzando claramente en diversos frentes y la sociedad está comenzando a esperanzarse en que otras formas de hacer política son posibles. La alternativa Podemos ha sido crucial en esta visión de cambio que de momento está sirviendo para, aparte de conseguir votos para el avance de las fuerzas populares, agitar el coctel de la izquierda social y política que bien pudiera ser el detonante de un futuro posible Frente popular de cambio. En Barcelona y dentro de la tradición comunitaria y municipalista la gente que impulsa Guanyem Barcelona pretende ejercer de revulsivo para este tipo de cambio, también a nivel municipal. Muchos nos sentimos atraidos por este fenomeno que está empoderándose del espacio político ciudadano y que de hecho despierta ya gran interés en los medios, muchas veces para cargárselo, es verdad, pero que hablen bien o mal de nosotros, lo positivo es que se hable. A veces ellos mismos se echan tierra encima y se desacreditan con sus difamaciones.

Ada Colau, siendo la cara más visible de Guanyem, ha declarado que es una portavoz más y que no ha sido suya la idea de lanzar este reto adelante. Hay otros actores de gran tradición en el grupo impulsor de esta iniciativa y yo apuesto porque uno de los mentores de esta idea ha sido Joan Subirats, economista y politólogo que desde la UAB y el IGOP lleva muchos años investigando y formando a generaciones de personas, que algunas de ellas han acabado en la política activa o en posiciones de valor o liderazgo en entidades diversas de la sociedad civil.

En mi caso y creo que en el de la entidad en que estoy, apoyaremos el avance de Guanyem Barcelona. No obstante me gustaría situar un tema de contenido de unidad política, y es el de la necesidad y al mismo tiempo la limitación de la escala municipalista. Creo que ganar un ayuntamiento no necesariamente es conquistar el destino de una ciudad y de sus ciudadanos, en eso todos y todas estaremos de acuerdo, ya que sabemos que aparte de personas, importantísimo, los proyectos necesitan fuentes económicas y estas claramente no están en nuestras manos.

Empoderarnos en esferas municipales significará necesariamente combatir políticas estatales como la nueva legislación estatal sobre comunidades locales, que vacía de contenido y de medios a los poderes próximos al ciudadano; sufrir la privatización palmaria de todos los grandes poderes financieros, incluidas todas las cajas bancarizadas y a punto de acabar su reconversión total en bancos; luchar contra La Caixa, Banco de Sabadell, Santander, BBV,...etc por el control de la esfera económica y para ello habrá que defender, crear o reforzar alternativas financieras como una necesaria Banca pública, ética y con control social y diversas formas de iniciativas sobre finanzas éticas y solidarias, si no queremos acabar siendo acreedores de los usureros.

No, ganar Barcelona no es conquistarla, es subir un escalón o varios escalones. Podríamos decidir sobre la re-municipalización del agua o sobre políticas de viviendas sociales, o sobre los usos del espacio público, que no es poco, o sobre re-asignación más social de los propios recursos municipales; pero no conquistar una visión panorámica ni que la ciudadanía pueda decidir lo que sería necesario sobre la asignación de recursos a la educación, sanidad o servicios sociales (por hablar de aspectos que se gestionan por consorcios en la ciudad) faltaría la otra parte, la Generalitat, sometida a una deuda de 60.000 millones de euros directos y 190.000 millones por su participación en la deuda del Estado. Aún menos podríamos influir para decidir sobre el "austericidio" las prestaciones públicas o sobre la creación de empleo.

Habría que reapropiarse de los recursos materiales, lo cual no es de momento factible en el mundo actual del poder sistémico del fundamentalismo de mercado, al menos si en instancias más altas que la municipal, no hay instituciones que toman medidas, reguladoras, reapropiadoras, controladoras y supervisoras al servicio del pueblo y los tribunales de justicia no sufren una profunda mímesis popular.

La alternativa municipalista, es necesaria para ejercer en primera línea la democracia directa en unas cosas, o consultiva en otras, participativa a fin de cuentas. Puede ser un aprendizaje ciudadano de primera magnitud y ese es para mí su valor máximo, puede empoderar a las personas, hacerlas partícipes de un proyecto colectivo. Sin embargo hay otra cosa que nadie dice, se ha de acabar necesariamente, si algunas personas llegan a ser ediles o alcaldes, en la necesidad de educar al pueblo en la democracia y sus límites en el mundo actual del capitalismo globalizado y en las alternativas existentes para combatir el poder plutocrático a escala glocal (local y global).

Posiblemente el Mundo lo hemos de comenzar a conquistar desde los ayuntamientos, o no, pero esto no debe de significar la finalidad del proyecto, ya que así fomentaríamos ciudadanía de cortas miras y comunidad "democrática de intereses" . Veamos si no el caso Suizo "la democrácia más modélica" por su democracia local participativa, pero en que sus "excelsas" ciudades en donde deciden sus gentes, son centros mantenedores del paradigma plutocrático a través de sus paraísos fiscales, su foro de Davos, su Banco Internacional de pagos de Basilea y sobre todo su insolidaridad probada con el proyecto Europeo, del que se sirve, o su des-humanización al votar un 90% de sus ciudadanos en contra del acceso social y ciudadano de los emigrantes.El enfoque de amor a lo propio, no puede convertirse en el fin preeminente, este enfoque puede acabar en una comunidad de interés como por ejemplo Basilea.

Hace ahora dos dias, en un programa de radio catalán, del que no citaré el nombre, oí a un tertuliano de Guanyem Barcelona presentar su proyecto de forma solvente, he de reconocer que hubo un comentario que no consideré oportuno, el único de la entrevista. En un momento determinado expresó la necesidad de este proyecto y de sumergirse en él. a mí me pareció entender que como una necesidad de salir de aquellos procesos del " bla, bla, bla,..." dijo, de que si la globalización, la economía financiera y bla, bla, bla,..etc.

Mucho me temo que si de entrada estos procesos del "bla, bla, bla,..." no son tenidos en cuenta, al día siguiente de la "conquista del municipio" nos interrogarán y si no sabemos encararlos, nos explotarán en plena cara.

Por el municipio comunitario, sí, pero también global - modificando hábitos de decisión, pero también de comercio, relacción inter-ciudades, transacionales,.... con otros municipios afines con el que federar y intercambiar políticas y ejercer contrapoder real y colectivo al capitalismo financiero.

Por el municipalismo de visión global como una de las formas hacia el cambio global e integrado en los espacios de contrapoder altermundistas internacionales.

domingo, 29 de junio de 2014

Contra el totalitarismo financiero, luchemos por una banca pública, ética y con control social.



Antonio Fuertes Esteban. ATTAC Acordem

Alguien dijo “No es posible construir un paraíso social en un infierno económico” habría que añadir que no se puede levantar un Estado social y solidario avalados y dependientes en exclusiva de unas finanzas organizadas por las oligarquías económicas bancarias y con señas de identidad centenarias usureras, corruptas y especuladoras con todo lo divino y lo humano.
 
El sistema financiero es la sangre que se traslada a través de las comunidades sociales y hace desarrollarse a la economía moderna, pero si esta sangre, como es el caso, está infectada por el virus de la avaricia, la desigualdad y la corrupción y es bombeada desde un corazón privado prestado, parásito del corpus social y a plazos de contador de intereses, depreda a la sociedad y la sumerge en una dependencia de pulsión tanática.
 
Hemos llegado, por dejación o acción política, de nuestros representantes o de nosotros – todos hacemos política cada día aunque muchos no se aperciban – a dejar las llaves del cuarto de máquinas del barco común en que navegamos en manos exclusivas, privadas que han llegado a mover el barco a su antojo, a veces hacia paraísos fiscales privados. Pero cuando el barco ha escorado debido a la falta de dirección, al descontrol generalizado y han comenzado a abrirse vías de agua que amenazaban con hundirlo, para entonces el capitán, el político, ya no gobernaba el barco. El barco estaba en manos de quien tenía las llaves de la sala de máquinas, la banca, que era la única que podía poner los medios para reflotarlo, eso sí, a costa de todos, de toda la tripulación.
 
El corpus social necesita generar su propio corazón, sondear en la tierra de los antepasados para buscar el valor de otros tiempos y contagiarlo a los nuevos valores de jóvenes representantes, siempre mandando sobre ellos. Que lideren obedeciendo, como el Sup-comandante Marcos. Y ese corazón ha de estar alimentado de unas finanzas públicas, autónomas del pueblo, gestionadas por honestos servidores públicos y al servicio de una economía para las personas y no en beneficio del 1% de la sociedad.
 
Hemos de buscar formas de contrapoder en todo, en todos los sectores de nuestra vida, pero una economía de mercado no se puede dejar al control y arbitrio de la casta política y las oligarquías financieras. Hemos de hacer un esfuerzo por generar un inicio de contrapoder contra el gran poder bancario.
 
Retirar en estos momentos el dinero de la banca tradicional y en especial de los grandes grupos bancarios es desencadenar a las personas y las colectividades políticas de su poder totalizador, inmisericorde y depredador e iniciar un camino de emancipación. Mientras no tengamos una banca pública, llevemos nuestro dinero a pequeñas bancas locales y a la banca ética, combatamos el poder bancario oligárquico, actuemos con inteligencia, auto-poder y como contrapoder.
 
¿Vamos a dejar que un monopolio de 5 grandes bancos posean a partir de que acaben la privatización de Cataluña Banc y de Bankia, prácticamente el 100% de la gestión de las finanzas de este país? ¿Cómo va a llegar entonces la sangre a los proyectos públicos, a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales, a las pensiones…? porque estos, en su siguiente paso van a ir a por todas, a saco, a hacer negocio ya sin ningún tipo de cortapisa con activos culturales, educativos, de salud, y de longevidad…
 
Desde ya podemos comenzar a revertir el proceso de totalitarismo económico farsa-democrático. Votemos a los mejores del pueblo unido y sin protagonismos y trepismos y pidámosles una profunda transformación democrática, entre la que necesariamente habrán de contemplar la construcción de un sistema público de finanzas. Sí, unas finanzas públicas, por las que la sociedad no se ha movido y sigue sin moverse en sus reivindicaciones, por la que los partidos no han luchado y con la que algunos políticos y sindicalistas han cohabitado ¿Por eso quizá las élites de estas organizaciones se muestran tan poco fervorosas de la necesidad de la banca pública?
 
Cada vez que hacemos un plan de pensiones privado (co-gestionados, por cierto en muchos casos por 2 sindicatos), metemos dinero a plazo fijo en la gran banca o invertimos en sus acciones o compramos los bonos que emiten o invertimos en productos especulativos o productos fiduciarios; o simplemente si mantenemos nuestra nómina domiciliada en sus sucursales, estamos actuando como gasolineros que llenan el depósito del trailer que atropella cada día a miles de personas, que desahucia a la gente de sus casas, que se queda con los dineros de los preferentistas, que con sus fondos buitre compra a precio de saldo las viviendas sociales sobre-costeadas para la gente de a pie.
¿Y no va a mover la sociedad por que no privaticen la poca banca nacionalizada que tenemos y que ha sido salvada con el dinero procedente de nuestro sudor? y ello para venderla – a precio, también de saldo y avalada mediante créditos fiscales y esquemas de protección de activos – a los que van a hacer negocio con ella a nuestra costa?
 
Comencemos a movilizarnos por la no privatización de la poca banca nacionalizada que nos queda, como nos movilizamos en tiempos por la jornada de 40 horas, como nos movilizamos en tiempos contra la dictadura franquista ¡hoy de los bancos! todavía estamos a tiempo de salvar la dignidad!
A todas las fuerzas dignas políticas y sociales de este país: Hay que salvar la banca nacionalizada y vosotros habéis de movilizar para ello.
 
¡No a la privatización de Catalunya Banc y de Bankia !
¡Por una banca pública, al servicios del pueblo, ética y con control social!!
 
¡SÍ, SE PUEDE!

lunes, 16 de junio de 2014

Por una Banca pública, ética y social y una Renta de ciudadanía garantizada para rescatar a las personas

 
 
El día 27 de junio a las 19 h, dentro de la Semana de la dignidad, promovida por organizaciones políticas y sindicales y diversos movimientos sociales y para reivindicar una Renta Garantizada de Ciudadanía para rescatar a las personas, se convoca una gran concentración en Barcelona para reivindicar la no privatización de Catalunya Banc y de Bankia y una banca pública como soporte a los derechos sociales. Se harán diversos actos simbólicos, cortando la Vía Layetana entre la sedes de Catalunya Banc y la sucursal de Bankia junto a Pl. Urquinaona.
 
Por una Banca pública, ética y social y una Renta de ciudadanía garantizada para rescatar a las personas
Hoy las clases populares sabemos que la crisis sistémica actual ha tenido su origen en el sistema financiero y que el auténtico poder, que es el de la gran banca, está aprovechando esta crisis para recortar los derechos y avances sociales conquistados durante décadas de luchas populares y para ello ha puesto a los gobiernos, europeos, estatales o autonómicos a su servicio.
El aumento del poder financiero sobre la política y la sociedad se concreta en la generación de un gran ejército de reserva de 6 millones personas paradas en el Estado español y 850.000 en Catalunya y en el gran aumento de la desigualdad y de la pobreza, mientras las entidades bancarias acumulan poder y beneficios a costa de la pérdida de derechos ciudadanos.
Ante este panorama de debacle social y de sumisión de los gobiernos al poder bancario, se viene efectuando una reforma del sistema financiero que abolirá la banca de proximidad que significaban las cajas y que concentrará todo el poder financiero en 5 grandes bancos, de los que 3 tendrán  el 70% del negocio bancario.  Cuando esta reforma financiera se está efectuando a costa de socavar la democracia y los derechos ciudadanos propios del Estado social hemos de decir ¡basta!
Evitar la quiebra del sistema bancario, aparte de los recortes para pagar una deuda en su mayor parte ilegítima y que se ha traspasado de  privada a pública, ha supuesto al erario público o al conjunto de la ciudadanía asumir unos riesgos totales de 1,2 billones de euros entre inversiones de capital - la mayoría de las que podemos considerar perdidas- esquemas de Protección de Activos, avales diversos del Estado y  préstamos del BCE a los bancos al 1 y al 0’25 y ahora 0’15%, de los que también somos avaladores y eso  para que con este dinero estas entidades hayan hecho negocio con la emisión de deuda del Estado,… etc.
La deuda pública es próxima al PIB del estado, 1 billón de euros. Los intereses pagados anualmente por esta deuda ascienden a 36.000 millones, más de lo que el Estado dedica a la educación pública. Si dispusiéramos de una banca pública se podría acceder directamente a los préstamos del BCE al 0’15 % y los intereses derivados de la deuda serían mínimos.
Disponer de una banca pública, ética y con control social significaría la posibilidad de contrarrestar el oligopolio bancario privado, mediante un servicio financiero de proximidad y al servicio del bien común. La sociedad podría disponer de un instrumento financiero público con el que poder vehicular el crédito a medianas y pequeñas empresas necesario para crear empleo,  la posibilidad de gestionar un parque de viviendas sociales de alquiler o unos servicios y prestaciones públicas dignas, entre ellas una Renta de Ciudadanía Garantizada que asegure la subsistencia digna de las personas en Cataluña.
Es un contrasentido depender de una banca privada para tener que cobrar cualquier ayuda del Estado,   esta banca que nos ha llevado a la crisis-estafa cobra todos sus servicios movido únicamente por su afán de acumular poder y riqueza; de la misma manera, cobrará sus servicios tanto al Estado como a los beneficiarios de las ayudas sociales. Son muchas las maneras como las entidades financieras pueden sacar un provecho de esta situación, ya sea cobrando unas comisiones  a los poseedores de las cuentas bancarias (imprescindibles, en estos momentos, para recibir cualquier ayuda), ya sea  especulando con el dinero de las ayudas que el Estado ingresa en la entidad y que el banco no transferirá de inmediato a sus beneficiarios.
No es posible promover una economía social dependiendo exclusivamente como ahora de la banca privada, necesitamos una banca pública al servicio de la sociedad y controlable por ella y sus representantes, esta es una condición de cualquier cambio social. Es por ello que la sociedad catalana tiene un reto en estos momentos y es luchar para evitar la privatización de las cajas nacionalizadas con costes significativos para la ciudadanía, Catalunya Banc y Bankia y para comenzar, construir con este patrimonio hoy público, la base de una banca pública ética y social, junto a los activos del  Sareb y el FROB.
Hoy la banca  privada no garantiza los servicios financieros necesarios a las personas. Para superar la crisis y poder avanzar hacia un nuevo modelo económico que rescate a las personas y no a los bancos, es imprescindible contar con una banca pública, ética y con control social.
Por una banca pública, ética y social al servicio de la Renta Garantizada de Ciudadanía y de los derechos ciudadanos!!
No a la privatización de Catalunya Banc y Bankia!! Rescatemos a las personas!!

jueves, 20 de marzo de 2014

Correbancs, inicio de la Campaña por una Banca Pública, ética y social en Cataluña

Presentació de la campanya per una banca pública


DIRECTA
DANI FONT / @DANILFAS

El passat diumenge, mentre Barcelona es convertia es una festa de l’esport individual i dels seus patrocinadors en la marató de la ciutat, prop de dues-centes persones feien una marxa col·lectiva presentant la campanya per una banca pública, ètica i sota control social. Dues realitats oposades que van tenir un petit moment de tensió quan un dels participants en la reivindicació va demanar aigua a l’organització esportiva i aquests s’hi van negar de totes totes.
 
Sota el lema “Fem-la nostra!” les entitats adherides de moment a la campanya, entre elles 15M La Marina ZF, la FAVB, els Iaioflautes, desBanka, etc., demanen que es posi fi a “la reestructuració bancària que s’han tret de la màniga per sanejar el sistema financer, que ens deixa en una situació on quatre bancs controlen el 70% del mercat. La solució oficial a la crisi bancària va ser crear un oligopoli bancari privat, la qual cosa els dóna molt més poder encara, i ens protegeix menys de les pràctiques abusives” comenta Bernat Freixes, membre de desBanka. És per això que el control social del sistema financer és un element clau per canviar les regles del joc que “impedeixen qualsevol principi democràtic que es vulgui exercir” afirma Freixes. Avui en dia la banca privada és un negoci on tot hi val. Inversions especulatives sobre aliments, armaments o deute públic, l’execució de desnonaments (a l’Estat espanyol hi ha més de tres milions d’habitatges buits –segons The Guardian– que pertanyen a entitats rescatades i podrien usar-se com a parc d’habitatge social) o les estafes per la via de les preferents i altres productes financers o amb mètodes quotidians com les comissions abusives.
 
A hores d’ara les polítiques que exigeix la Troika impliquen rescatar les entitats financeres amb diners públics i vendre-les a la gran banca a preus de regal, engreixant el deute públic. Com denuncia el Manifest per una Banca Pública, Ètica i Social, entre d’altres han estat rescatades Unnim per 1.100 milions d’euros i venuda per un euro al BBVA, la CAM per 5.200 milions venuda després al Banc Sabadell per un euro, i els 5.500 milions que es van pagar pel Banco de Valencia venut també per un euro a CaixaBank. “Aquestes caixes rescatades que pagarem durant dècades s’estan regalant a entitats privades quan hauríem de convertir-les en inversió pública que repercuteixi en benefici social, és a dir, en la infraestructura de l’embrió d’aquesta banca pública”, exposa el manifest. Altres mesures executades pel govern espanyol inclouen una garantia estatal per cobrir futures pèrdues que poguessin tenir les entitats financeres adquirides. La xifra total de diner públic compromès en la banca privada arriba als 170.000 milions d’euros.
 
La recollida de signatures que va arrencar ara fa una setmana serà una mesura per presentar al Parlament com a instrument de pressió als partits polítics perquè és posicionin i a la vegada una eina per fer divulgació entre la gent. De moment, els impulsors de la campanya han desestimat engegar una Iniciativa Legislativa Popular perquè el moviment és encara massa incipient. Per això un dels elements que ja s’estan duent a terme són les xerrades als barris per explicar el projecte i que la gent s’hi sumi. Un altre dels moviments adherits a la campanya, Estafats per la Banca, protagonitza cada dimarts a les sis de la tarda concentracions davant de la Borsa de Barcelona per denunciar que bancs i caixes han estafat diners a més d’un milió de persones a l’Estat espanyol.
Un vídeo del acto, por editar:
 
 
 
De fotomovimiento (molt bones!):

Diagonal:

Directa:

--

miércoles, 12 de marzo de 2014

Hacia la acción política contra el poder financiero



La liberalización y desregulación de los mercados en un marco de competencia han llevado a la concentración oligopólica y a la financiarización de una economía globalizada. Las grandes corporaciones y  en especial las finanzas dominan la economía.
Esta constatación llevó ya a ATTAC desde su fundación en 1998 a hablar de una dictadura de los mercados sobre la política y la sociedad, secuestrando y socavando la democracia y a plantear la necesidad de ejercer desde la política una regulación y control de estos mercados. Bajo este cometido ATTAC ha ido haciendo, desde entonces, diversas propuestas. Si bien silenciadas ante el avance del neoliberalismo.
Desde hace décadas sabemos que las crisis originadas en el mundo financiero provocan grandes transtornos a la economía y la sociedad. Ya aprendimos las lecciones de 1929 o la actual de 2008 y la secuela de problemas que originan a la sociedad en su conjunto, para el beneficio de unos pocos detentadores y el papel que estas crisis juegan en la transferencia de rentas de los más a los menos.
Y sin embargo estas crisis están anunciadas y marcadas a fuego en los ordenamientos legislativos europeos, avalados por los parlamentos nacionales, desde hace décadas. CECA, Acta Única, Maastrich, Niza,  Lisboa.
Consideramos necesario un cambio radical en las políticas institucionales para que pueda revertirse el signo antisocial de la actual globalización, empezando por Europa, para ello es imprescindible la construcción de una mayoría social y política de izquierda que pueda dar el giro democrático y social a las políticas y tratados neoliberales.
La unión social y política contra el capitalismo financiero es una exigencia de las clases populares. En este sentido hay que apelar a las fuerzas sociales y políticas de cambio a que unan sus fuerzas en un programa de mínimos, antes que debatir sobre sus perfiles de distinción ideológica. Hoy la contradicción capital- trabajo sigue vigente, aunque la contradicción fundamental sea ciudadanía-mercados financieros. Los mercados como agresores de los derechos humanos.
La estrategia popular necesariamente ha de orientarse a la lucha política por recuperar espacios democráticos y derechos perdidos, esta pugna será larga y conquistando posiciones sucesivas, no se visualizan cambios insureccionales que puedan ser auténticos cambios dado el gran poder de control del actual sistema. El sistema actual es cambiable en el sentido gramsciano de cambiar de signo la hegemonía cultural, esto llevará tiempo.
La perspectiva estratégica integral permite la complementación de alternativas autogestionarias, sociales y solidarias con luchas sociales y alternativas políticas de forma coordinada, integrando en un proyecto común a actores políticos y colectivos sociales que persiguen diversos objetivos.
Una estrategia popular por ir recuperando los espacios democráticos, la dignidad del ser humano, la justicia social y derechos perdidos, al mismo tiempo que vaya implantando nuevas alternativas sociales y económicas se ha de construir desde diversos ejes, cada agente social ha de aportar los suyos y en ATTAC queremos aportar al conjunto desde estos ejes:


Eje del internacionalismo y cosmopolitismo: La globalización capitalista se desarrolla y afianza en un marco de competencia (divide et impera). Los agentes sociales y políticos de cambio han de orientar la acción hacia la apertura de fronteras físicas, culturales y mentales; mediante la cooperación, armonizando espacios económicos para combatir la competencia y el dumping, federando espacios políticos. El proyecto democrático  y social en el mundo global no puede ser nacionalizado, ha de abrirse a lo global. ATTAC estructura su red, consciente de ello, a nivel internacional. 

El eje de la cultura cívico-política, de tener opinión formada e informada (medios alternativos, asociaciones educación cívico-política, universidades populares). Este es el eje de acción prioritario de ATTAC, como asociación de educación popular orientada a la acción y al cambio de valores. Es fundamental profundizar en promover la cultura cívico-política capaz de que los sujetos puedan pasar del yo al nosotros, al sentido colectivo amplio, del interés particular al interés general y a la acción política consciente para defender la res publica. Es necesario saber lo que nos une como comunidad de vecinos o barrio, pero es también necesario ayudar a comprender el mundo y enseñar a visualizar que algunos intereses particulares han de supeditarse al bien común del conjunto de la ciudadanía, local o con frecuencia hoy global. Al mismo tiempo asumir que determinados temas políticos solo se pueden gestionar a niveles superiores o globales. 

La estrategia de recuperar las instituciones: Mediante la apuesta imperiosamente necesaria de crear un ámplio  bloque popular y político antineoliberal avalado por la lucha social y que oriente la lucha política desde las instituciones europeas a recuperar espacios para la democracia social, combatiendo el poder de los poderes económicos y derogando las actuales leyes y tratados antisociales. La primera meta es La construcción democrática de Europa, derogando su arquitectura neoliberal y promoviendo paulatinamente una Europa más social, solidaria y democrática. 

Afianzar una estrategia global de lucha contra el poder financiero: Si queremos recuperar derechos y asentar la democracia es necesario visualizar la forma actual del capitalismo financiarizado y un proyecto para combatirlo. Medidas como la auditoria y quita sobre la deuda, la banca pública, la introducción de impuestos disuasores a la especulación, la abolición de los paraísos fiscales, las medidas hacia la justicia fiscal y otras han de abrirse paso en la conciencia y reivindicaciones populares como medio para recuperar los derechos sociales políticos y económicos. La fiscalidad y las finanzas constituyen un bien social de primera necesidad. 

El eje de la participación y acción cívico-política como forma de organización y acción política, democracia participativa y de control ciudadano (parlament ciutadà, proces constituent…). Es absolutamente necesario ir construyendo estos espacios de debate y participación política de la ciudadanía. 

ATTAC comparte otros ejes de lucha con otros movimientos sociales y políticos a nivel transversal (igualdad de género, ecología, economía social y solidaria, antimilitarismo, soberanía alimentaria…etc, ) pero hoy he querido hacer énfasis en estos.

Antonio Fuertes Esteban

ATTAC Acordem

lunes, 6 de enero de 2014

Noticias post- Edén y Babel




Las cartas están repartidas y vistas. La dilación del proceso de consulta en Cataluña no traerá más que mayor inquina y desafección mutua, que harán imposibles la armonía y estabilidad política catalana y española. El destino llama otra vez a la puerta de la historia común, abanderando intereses y oprobios históricos varios. Es el destino marcado desde las coordenadas de la etnicidad, que junto a otros destinos regurgita periódicamente intereses patrios, deslealtades y bilis históricas.

No obstante los que no nos sentimos vinculados ni representados por proclamados destinos históricos, sino que nos enorgullecemos de servir a la única razón de la emancipación humana, no nos podemos sentir nada satisfechos con esta apisonadora del cruel destino, trazado y revivido como perpetuo ritual por los pastores, líderes patrios o profetas apocalípticos de aquí y de allá. Por eso nuestra convicción nos orienta a transcender la cartografía histórica de tropelías y desafueros mutuos. 

Vamos yo así me vengo situando siempre, nunca me sentí esencialmente de aquí o de allá, sino que siempre asumí que mi existencia no se vincula más allá del deseo de lealtad, solidaridad y gentil trato con las gentes que nacen o albergan y pasan por un territorio. Soy consciente de haber nacido en un lugar, pero haber elegido otro paisaje geográfico para asentarme, como podría haber elegido otros muchos, pero mi impulso y mis dados cayeron aquí y al menos hasta una próxima apuesta. 

Sin embargo en este hilo descriptivo de la ubicuidad y de la razón humana, más allá de vanidades étnicas, hemos de pensar en que el Poder (con mayúsculas) se reviste de sutiles ornamentos para cada circunstancia y momento y en este momento en este lugar del planeta, a menudo inhumano, llamado Cataluña, son los intereses cercanos y los aristos plutócratas lejanos los que condicionan el debate patrio. 

Nada nuevo bajo el sol, más allá de lo de siempre, la historia se repite una y otra vez. El enfrentamiento entre pueblos o etnias es el caldo de cultivo del sino como mito del eterno retorno: La supuesta y omnipresente imposibilidad del ser humano de superar las maledicencias del Dios contrariado y furibundo en el Jardín del Paraíso, que predispuso al sometimiento históricamente de los muchos a una casta de monarcas, ricos y sacerdotes, personificaciones terrenales del poder divino. O bien como mito de Babel, en que el Poder somete a la confusión, al éxodo y la diáspora a aquellos que juntos levantaron torres a su altura. Los arcanos vigilan y están siempre presentes y periódica y caprichosamente nos envían a la "diosa Fortuna" con paisajes humanos impresos como si fueran las cartas del destino, cuando el destino es asignado cada día por los poderosos.

No obstante el espíritu humano sigue buscando su paraíso perdido su Babel olvidada. Esa búsqueda es la que ha nutrido siempre las razones y episodios de la disconformidad, de la crítica, de la rebeldía, de la insurrección de los muchos, exigiendo de nuevo su paraíso en este Mundo y organizando la revuelta para recuperar el Edén y Babel, esos paisajes que los poderes nos robaron para prevalecer sobre nosotros adjudicándose ellos el bien y condenando a los muchos a la dispersión y al sufrimiento.

Por eso hemos de recuperar el sentido de unidad de pertenencia forjando los valores que nos catapulten definitivamente a ser especie humana. El Poder, arcano, nos quiere separados para confundirnos y dominarnos mejor. Divide et impera.

domingo, 15 de diciembre de 2013

El Estado de la ciudad: Preguntas sobre la pregunta



Antonio Santamaría
es traducción, el original en catalán

La formulación de las preguntas sobre el derecho de autodeterminación y la fecha de la consulta han marcado un punto de inflexión en el proceso soberanista iniciado con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto. Aquí se analizan sus contradicciones y los posibles escenarios políticos.

Coincidiendo con el simposio España contra Cataluña, un ejemplo de manual de la manipulación de la historia típica de los nacionalismos, se presentó con la solemnidad de los grandes acontecimientos históricos la fecha y la pregunta de la consulta sobre la autodeterminación de Cataluña. Si fuera cierta la maniquea tesis del simposio, ¿como se explica el apoyo que la Liga Regionalista de Francesc Cambó dio a los golpes de estado de los generales Primo de Rivera y Franco?

La decisión de formular la pregunta y la fecha de la consulta ha sido determinada por las amenazas de ERC de no apoyar en los presupuestos de la Generalitat precipitando unas elecciones avanzadas donde CiU se hubiera enfrentado a una previsible derrota electoral.

La pregunta plantea muchos problemas por su deliberada confusión y ambigüedad, al no abordar directamente la cuestión, como sí que se hará en Escocia donde se pedirá a la ciudadana: “¿Quiere usted que Escocia sea un Estado independiente?”

La paradoja de Condorcet

La primera interrogación (¿Quiere que Cataluña sea un Estado?) no nos dice por qué tipo de Estado se quiere: ¿ federal, confederal, libre asociado…? Unas preguntas que han desatado el ingenio cómico popular (ver el satírico El Jueves) propio de los países latinos.

Además, si la consulta llega a celebrarse habrían serios problemas en el momento de escrutar los votos para determinar cual ha sido la opción más votada y si esta tiene la mayoría suficiente para tirar adelante el proyecto. Fácilmente se podría dar la llamada paradoja de Condorcet, según la cual la opción menos votada fuera la que ganara. Así, pues, el escrutinio podría introducir todavía más confusión. Un grave problema para una consulta destinada a que el pueblo de Cataluña se pronuncie con claridad sobre una cuestión capital.

Las dos preguntas y las tres opciones que tendrían que elegir los catalanes parecen una concesión a Unión y a ICV-EUiA. En el primer caso para apaciguar las reticencias de un partido nacionalista, pero no independentista y en el segundo para evitar que las fuertes discrepancias internas sobre este tema conduzcan a la fractura de la formación ecosocialista.

Soberanía imaginaría

En cualquier caso se ha dado un paso que marca un punto de inflexión en el proceso soberanista comenzado con la manifestación de rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional (2010) que laminó el Estatuto del 2006.

Un proceso que está rodeando de un aire de irrealidad la política catalana. Se quiere plantear un referéndum con unas opciones confusas que, además, necesita la autorización del gobierno central cuando ya se sabe, con toda certeza, que no la dará nunca.

Un nuevo Estado, para ser considerado como tal, necesita del reconocimiento internacional, circunstancia que tampoco parece producirse, quizás obviando el caso de Israel. Un hecho especialmente importante en lo que respecta a la Unión Europea que ha manifestado en reiteradas ocasiones que la independencia unilateral de Cataluña comportaría la inmediata salida de la UE.

Tampoco, a nivel interno, el movimiento independentista concita el amplio apoyo social que reclamaría una apuesta de esta envergadura. Ni la alta burguesía, representada políticamente por PP y UDC, ni la clase trabajadora parecen ilusionadas por el proyecto secesionista, como se puede comprobar en las divisiones internas que atraviesan PSC e ICV-EUiA en torno a este tema y por el crecimiento de Ciutadans, que podría acontecer la tercera fuerza del país, ante la inoperancia de las dos formaciones de la izquierda parlamentaria catalana de impulsar un proyecto alternativo al independentismo.

Desde un punto de vista sociológico el movimiento soberanista se apoya casi de forma exclusiva en unas clases medianas, exasperadas por la dureza de la crisis económica, con contenidos netamente conservadores.

Ciertamente, la reivindicación de un importante sector de la sociedad catalana, de ser consultada sobre la cuestión nacional, exige una respuesta democrática que no puede desterrarse con el recurso a la inviolabilidad de la Constitución, las amenazas y un inmovilismo que únicamente puede incrementar la fuerza del independentismo.

Ahora bien, el procedimiento elegido no parece el más adecuado para satisfacer esta reivindicación.

La inoperancia de las izquierdas

En cualquier caso, el proyecto secesionista ha conseguido dos objetivos estratégicos. Por un lado, desplazar del centro del debate político la cuestión social y poner en segundo plano la brutal política neolliberal del gobierno de la Generalitat que está impulsando un ataque sin precedentes a las condiciones de vida y de trabajo de la clase trabajadora.

De otro, provocar la división de las fuerzas de izquierda y certificar su inoperancia para combatir las políticas económicas antisociales impulsadas desde la Generalitat y dar una respuesta alternativa al reto soberanista. La imagen de Mas flanqueado por Herrera (ICV), Mena (EUiA) y Fernández (CUP) muestra el seguidismo de la llamada izquierda transformadora y radical respecto a las clases medianas representadas por Junqueres (ERC) y Mas (CDC).

CDC, UDC, ERC, ICV, EUiA y la CUP apoyan a la pregunta y la fecha. De este modo Mas ha ganado un año o dos para mantenerse en el poder y atizar el victimismo nacionalista ante la cerrada negativa del gobierno español a permitir la consulta.

A la otro banda del Ebro, el reto soberanista está provocando el rearme ideológico y político del nacionalismo español y podría salvar los muebles al PP que, después de una legislatura desastrosa, podrá envolverse en la bandera española y presentarse como el campeón de la unidad nacional amenazada.

Dos escenarios

Ante este complejo panorama, se abren dos opciones. Primera, que la Generalitat convoque la consulta a pesar de la expresa prohibición del estado español, lo cual abriría las puertas a un conflicto de legitimidades e identidades de imprevisibles consecuencias que evoca un escenario yugoslavo.

Segunda y más probable, que ante la imposibilidad de convocar de forma legal –es decir con permiso del estado español- se disuelva el Parlamento de Cataluña y se convoquen elecciones plebiscitáries. Unos comicios que podrían coincidir con las generales españolas donde el PP podría perder el poder,  un posible escenario donde podría plantearse una reforma de la Constitución para satisfacer ni que fuera parcialmente las reivindicaciones del movimiento nacionalista catalán.

En fin, la partida se juega en un terreno complemento favorable a las derechas española y catalana en un escenario donde se exasperarán las peores pasiones nacionalistas. De forma que se creará un clima irrespirable para aquellos que, como quien subscribe estas líneas, no son nacionalistas -ni españoles, ni catalanes- ante una opinión pública polarizada e intoxicada.

Foto: Artur Mas, rodeado de representantes políticos de los partidos con quienes ha llegado al acuerdo para hacer la consulta el próximo noviembre, este jueves en el Palau de la Generalitat. Autor: Generalitat.