domingo, 30 de agosto de 2015

Cataluña decide ¡Cuidado con los farsantes!



Y ahora que tenemos la farsa plebiscitaria montada y a un mes de las elecciones ¿Que cada cual haga de su capa un sayo?

Para mi el tema nacional en Cataluña es complejo políticamente y en realidad el derecho a decidir es hoy pura retórica, como instrumento útil para conseguir un objetivo por algunos en principio, que en efecto es la secesión. La dimensión retórica viene dada en el mundo interdependiente global y gobernado por los mercados, en que la soberanía territorial no implica la soberanía política (en cuanto decidir autónomamente sobre el bien común de los pueblos) ergo tenemos aquí una clara paradoja: Disponer de soberanía para no controlar nuestro autogobierno. 

Esta "tontería" afecta tanto al Estado Español, como al posible Estado Catalán si se llegara a dar. Yo ya he dicho miles de veces que mi apuesta es el Federalismo sin fronteras y hasta el final de la unión planetaria y que cualquier nuevo estado divisorio lo considero un error (Salvo por razones obvias los pueblos verdaderamente colonizados u oprimidos). No obstante, los catalanes de origen, fundamentalmente, han montado un movimiento nacional, que a pesar de no ser mayoritario, hay que reconocer es muy potente, sentido y ámplio. En principio pidieron el derecho a decidir, que no es tal, sino el derecho a la libre determinación proclamado por la ONU en los 60 y para dar soporte a la liberación de pueblos oprimidos y colonizados. El derecho a decidir, viene en realidad como concepto del ámbito feminista, pero se ha traspuesto y su uso ahora esta establecido. 

Basamentos normativos e institucionales aparte, lo que no se puede hacer es lo que ha echo el Gobierno Central, que ha negado una realidad y se ha opuesto rotundamente a cualquier línea de diálogo, con lo que sabemos que ha significad esta actitud, que ha reproducido meteóricamente el número de gente tanto que exigen el derecho a decidir, como la independencia. 

Hacer uso del derecho a la libre determinación significa sin duda someter el vínculo de Cataluña con el Estado español a referendum ¿de qué tipo? ahí está la diferencia entre constitucionalistas y nacionalistas catalanes.... pero tampoco me quiero centrar en eso. 

El tema es que vivir aquí en Cataluña sin resolver este dilema será una pesadilla constante a partir de ahora, y más cuanto más se prolongue. Desde una perspectiva razonable y no de tirarse los epítetos a la cabeza o negarse mutuamente el agua argumental, lo más civilizado sería conseguir un espacio de diálogo, información y debate público plural en medios que conformara opinión informada y razonada en la gente y esto previo a un referendum en condiciones. Este es el único escenario que pùede resolver la división social y posible fractura social con España y dentro de Cataluña.

El problema no consiste en concretar quien tiene más razón, sin más, sino qué decisión tomamos para el bien general y cómo lo hacemos para que esto se resuelva civilizadamente. Presiento que para eso necesitamos un Gobierno decente en España y otro en Cataluña, sin esos dos soportes no habrá diálogo y el problema irá incrementándose, entre gobiernos que buscan su voto aquí y allá. El mal gobierno irá alimentando los odios para sacar provecho entre los suyos, desatando, eso sí, xenofobia y animalidad. 

Votar un buen gobierno, al que mire por la gente y sus problemas reales y no por el fragor patrio o las demostraciones de fuerza soberanista, es necesario a los dos lados del Ebro. En todo caso mi voto siempre será no a la secesión y lo argumentaré de aquí a Roma.

viernes, 7 de agosto de 2015

Aprendamos de la historia. Que nos guíe, pero no nos ciegue.




Hace mucho que, con la llamada post-modernidad, se habla del fin de las ideologías, del final discursivo, de la imposibilidad de encontrar un proyecto emancipador, lo cierto es que la modernidad como proyecto de los países soberanos sucumbió con su pérdida de soberanía.

A muchos nos une el ser metecos, itinerantes, haber salido de nuestro vientre lugareño en pos de cultura, trabajo, futuro o simplemente aventuras. Muchos otros tienen peor suerte y buscan un refugio fuera de las pandemias, de las guerras y la falta de formas de subsistencia, del hambre.

En los años 40 a 70 Cataluña fué un lugar donde huir del mísero horizonte del hambre en el sur de España. Los planes de estabilización y desarrollo creados por los entonces más aperturistas del sistema nacional católico+falangista, precisamente los tecnócratas del Opus Dei, encontraron en el carácter emprendedor catalán y en su incipiente industria un lugar donde invertir en infraestructuras y fomentar la industria patria, igual que lo hicieron con el País Vasco y Madrid. Fueron los tres polos de desarrollo del régimen.

Muchos del sur, Aragón o Galicia, cogieron el tren con su familia y bajo riesgo de ser devueltos a los lugares de origen por la guardia civil en la Estación de Francia (los mas débiles no interesaban) se aventuraron entonces al gran éxodo y se instalaron en chabolas y chamizos que ellos mismo se fabricaban con materiales de desecho en lo que ahora son los barrios periféricos de la ciudad y metrópoli de Barcelona. Hacían jornadas de trabajo inacabables y de su esfuerzo y la economía doméstica pudieron, al cabo de años, comprarse o alquilar un piso familiar. Se han hecho múltiples relatos de las gestas de estas familias y de las adversas circunstancias de su asentamiento que superaron a base de trabajo y pundonor.

La mayoría, llegada la transición hicieron definitivamente de esta tierra catalana su lugar en su mundo y se adaptaron, algunos a duras penas, a las políticas de inmersión cultural. Si bien una mayoría en casa y sus hijos en el patio de las escuelas seguían hablando en la lengua materna como es de bien nacidos. A algunos nativos les hubiera gustado que estos metecos o charnegos hubieran dejado en casa su cultura y aquí se hubieran asimilado culturalmente sin más. No pocos prohombres de CiU y de ERC advirtieron de los riesgos para los catalanes y su sacrosanta cultura, de atraer demasiados metecos. Y verdaderamente el tema no era para menos, pues luego vinieron latinos, marroquies, surafricanos, caribenos, chinos, rumanos,... y la gran metrópoli se convirtió en una gran arca llena de especies donde los catalanes de 8 apellidos vieron peligrar su reino en este Mundo, entre otras las poderosas 400 familias, repartidas y con ramificaciones en todas las formaciones políticas catalanas, más en las nacionalistas.

La realidad es que, contrariamente a lo que algunos piensan ahora, no ha sido internet quien ha creado el cosmopolitismo en Cataluña, sino la inmigración, el comercio, la producción y el trabajo. A algunos les gustaría también que parte del "cosmopolitismo" fuera la conquista dels Països Catalans, pero me temo que es un sueño del que no participan otros de los llamados països.

Ahora en Cataluña, empadronados, hay entre un 60 y un 65 % de metecos o charnegos, que hacían de Cataluña un territorio mestizo y bendito hasta que llegó la crisis acompañada del maldito PP y se removieron los cimientos étnicos en este territorio que amo porque es donde han nacido mis hijos, un territorio cosmopolita y que puede ser mestizo, un sueño de los "sinrazas" de los "sincredos nacionales" y eso se sabe y se sabe que mayoritariamente el conflicto con el Estado español no ha sido óbice para que durante 34 años de post-transición Cataluña haya sido el "Oasis Catalán", si no que se lo pregunten al "muy Honorable" y sus arreglos con el centralismo. Cataluña iba bien y "pillaba" con la bisagra pujoliana, ora a diestra, ora a siniestra, más que nadie.

Ahora las cosas cambian, la pugna ante la crisis por el trabajo escaso, los servicios, etc., se puede convertir en sumidero de bilis xenófobas. De ser territorio de acogida, puede pasar a serlo, como ya lo es, de expulsión y xenofobia rampante, tanto de orientación catalanista, como españolista. No desperteis a la bicha, no os querais imponer unos sobre otros. Se sabe perfectamente que una mayoría de catalanes (que viven y trabajan en Cataluña) no quieren la independencia, los sondeos del Instituto de opinión de la Generalitat lo han dejado muy patente en las dos últimas ocasiones -Y eso que son de la Gene.

No, los discursos nacionales no son actualmente un camino de modernidad. Hay muchos que creen que la modernidad no ha acabado, que aún hay discursos y los hechos les dan cotidianamente la razón, pero los Estados son categorías zombies y la modernidad caída solo puede ser refundada de forma universalista, trascendiendo y diluyendo fronteras físicas y psíquicas, las más importantes son las que ponemos o quitamos en nuestros corazones.

Los riesgos hoy son mayormente globales y como tales han de ser abordados. Sin embargo Europa está demostrando que muchos de estos riesgos no se enfrentan colectivamente, sino que se trasladan a los más débiles. Y en eso puede ser que una Cataluña independiente pueda "soltar lastre" y adquirir un lugar entre la media docena de territorios solventes Europeos. Siempre me pregunto el porqué y encuentro actores secesionistas para todos los gustos: Unos por simple interés económico u otras formas de cálculo instrumental, otros por la herida abierta por el nacionalismo español, otros de vuelos Romanticos. Si lo que prima en el secesionismo es el romanticismo habré de decirles que el discurso nacional romántico no es ya de este Mundo globalizado, o si lo es es un peligro en ciernes para otros. Aún habría más, los que más allá de cálculos y romanticismos o de hartos del Estado, lo que desean es tener más competencias y nivel de autogobierno para poder afirmar su patrimonio diferencial, en este punto todos podemos comprender que hace falta un cambio profundo a nivel constitucional del Estado y por supuesto hacia la federación territorial.

Cuando los tiempos despiertan las pasiones, más si son nacionales, hemos de tener un espejo retrovisor conectado con la razón, no sea que la realidad nos arrolle. Y creo que podemos colegir en Cataluña que a pesar de los intentos del PP, la lengua y la cultura catalana están más que asentadas y solo una dictadura como la franquista las podría atacar, no nos engañemos. Y de los cerca de 8 millones catalanes casi todos defenderemos la cultura y el idioma catalán. Aunque también un porcentaje ámpliamente mayoritario pedimos conservar nuestros orígenes españoles en Cataluña, comenzando por un idioma que hablan 600 millones de personas en el mundo, lo cual también es un gran patrimonio de la cultura catalana, no lo despreciemos. Hemos de contar con lo que hay, que nos hace diferentes, más ricos culturalmente y más universalistas.

En este punto de la transcendente historia de relacción y confrontación entre Cataluña y España, solo pido que podamos filtrar nuestros sentimientos por el cedazo de una racionalidad situada en el contexto actual y no histórica solamente. Me pregunto si no, si será posible que en Europa los diversos pueblos se entiendan y solidarizen, después de que diversos imperios arrasaron y ocuparon a fuego y sangre territorios por doquier, y todos hemos sido hostigadores y zaheridos sin excepción, antes o después. Francos, Prusianos, Ingleses, Españoles, o Catalanes y Aragoneses antes en el Mediterráneo.

La historia sangrienta ha de servir para no repetirla, por eso la idea de Europa surgió como territorio común de los pueblos enfrentados, como federación y solidaridad, aunque después los gobiernos hayan traicionado a la ciudadanía al escuchar los cantos de sirena del capital. Solo veo posible una España y una Europa de solidaridad y progreso, que sea democrática, social y ambiental , pero para ello se necesita un proceso de federación progresivo y convergente.

Antonio Fuertes Esteban
7 de agosto de 2015

miércoles, 29 de julio de 2015

Me apunto a la lucha ciudadana y política europea


 
 
Nunca fuí partidario de las teorías de la conspiración de las élites globales iluministas organizadas y ocultas. Sin embargo el proceso de apropiación capitalista a costa de la política y la sociedad toma forma de estado de sitio total y alarmante. Seguimos con nuestra miserable vida de idiocia aburguesada mientras nuestros estados nos están vendiendo lo común a pedacitos. Afirmo con absoluta seguridad de lo que digo que la lucha es global, el campo de batalla es global y que no podemos seguir parapetados únicamente en instituciones locales pensando que así tendremos protección y, menos, empoderamiento. O salimos a campo abierto las multitudes hasta acorralar a los mercaderes o ellos nos acosarán hasta que seamos esclavos. Si Varoufakis funda un partido de alcance europeo, yo me apunto.

domingo, 26 de julio de 2015

Marchemos sobre Bruselas







Plataforma catalana EuroMarxes 2015


Hace años comprendimos lo que significaba la construcción europea a través de sus tratados, un proyecto del capital europeo para crecer en competitividad a costa de la mano de obra y de la ciudadanía en general. Sin embargo ha tenido que producirse un cambio de la economía principalmente productiva a la economía financiarizada y una crisis financiera y sistémica para que una gran parte de personas en la Unión Europea hayan tenido que comprobar en su propia vida hasta donde llega la tiranía del capital.

Después de que los estados han salvado a los bancos mediante el erario público, convirtiéndose la deuda privada en deuda pública, estos mismos bancos con el dinero del rescate y los préstamos sin apenas interés del BCE, se convirtieron, junto al Banco Central Europeo, en los grandes compradores de deuda soberana. El compromiso de pago que los gobiernos adquieren con los diversos acreedores, ha significado en diversos países un mecanismo de esclavitud a través de la deuda. La Comisión Europea, el FMI y el BCE (Troika) han impuesto las eufemísticamente llamadas “reformas estructurales” unas políticas de austeridad y recortes sociales a los pueblos, que están generando alarma social, paro, precariedad, pobreza y desigualdad insoportables. 

De entre todas las políticas antisociales, el pueblo griego es, desde 2010, el más dramáticamente tiranizado mediante la trampa de la deuda. Somos muchas personas en Europa que nos sentimos solidarios con el pueblo griego, sensibles ante el oprobio y el dolor que este pueblo valiente viene padeciendo.

Y mientras esto sucede los negociadores institucionales y lobistas de la Unión Europea y de Estados Unidos, de forma totalmente opaca, están entregando el control de la democracia, las normativas laborales, el medio ambiente, la alimentación, las patentes, los bienes, servicios y prestaciones públicas - como la salud, la educación o las pensiones – en manos de las élites económicas. Ello mediante los acuerdos de comercio e inversiones que se están estableciendo con las negociaciones del TTIP o el TISA.

Pero también está teniendo lugar un gran atraco a la ciudadanía europea por medio de los paraísos fiscales, mediante la elusión, evasión, fraude fiscal y blanqueo de capitales que vehiculan el producto de la rapiña, la corrupción o la criminalidad de esas mismas élites y delincuentes de toda calaña.

Y la idea de una Europa unida languidece mediante la realidad de la competencia interna y la insolidaridad entre sus países miembros. Se toman al mismo tiempo a nivel europeo crueles medidas insolidarias para contener la emigración, medidas que están legitimando en una parte de la ciudadanía actitudes o discursos xenófobos o racistas.

Esta no es la Europa que las fuerzas populares que lucharon contra el fascismo soñaron tras la Segunda Guerra Mundial, no es una Europa habitable, amable, igualitaria, solidaria. Las élites económicas y sus vasallos políticos, la están convirtiendo en un continente inhóspito, tiranizado por el poder del dinero y que se erige como fortaleza infranqueable ante el sufrimiento y desesperanza del Sur.

Son muchas las personas sin futuro o directamente esclavizadas o excluidas por esta Europa de los mercaderes que se afianza también depredando el territorio y el medio ambiente. Y hemos decidido decir basta a la tiranía del dinero, que ha raptado los instrumentos propios de la soberanía popular.

Igual que el despotismo continuo del Señor feudal provocaba la ira y la rebelión popular en la Edad Media, la humillación y empobrecimiento del pueblo griego ha sido la chispa que ha impelido a diversas fuerzas políticas y sindicales populares y movimientos sociales a proponer como medida urgente en el seno de la Cumbre alternativa europea (Alter Summit)  programar una acción urgente a nivel de ciudadanía. Cuando los gobiernos han rendido sus armas al capital, los ciudadanos habremos de rebelarnos contra esta Europa tiránica.

Se viene planificando desde marzo de 2015 una acción coordinada a nivel europeo. En ella se propone que se formen diversas columnas de ciudadanos y ciudadanas que confluyan hacia Bruselas entre los días 1 y 17 de octubre de 2015.

LA REBELIÓN DE LA MAYORÍA CONTRA LA ÉLITE TIRÁNICA ES NECESARIA ¡MARCHEMOS SOBRE BRUSELAS!

domingo, 19 de julio de 2015

Llamamiento EuroMarchas 2015





Por una Europa de las personas, digamos ¡basta! a la Europa del capital


Cada vez más personas, ciudadanas de la llamada Unión Europea, acaban el día habiendo perdido el trabajo o viendo cuestionados y mermados los derechos a una vivienda y una salud digna, una educación igualadora o unas pensiones suficientes. La llamada crisis financiera ha sido la excusa perfecta del capitalismo globalizado para reducir al mínimo los derechos ciudadanos y desposeer a los pueblos de su soberanía democrática.

Sabemos reconocer al opresor, el poder tiránico de los muy ricos y sus grandes empresas y negocios financieros del capitalismo, hoy global; pero también hemos aprendido a conocer y desenmascarar a sus lacayos, políticos que se eligieron para servir al pueblo y sin embargo sirven al poder del dinero. Han pactado antidemocráticamente las normativas europeas con el capital y no con los pueblos. Y hoy esos mismos grupos políticos popular, “socialista” o liberal de la UE siguen mintiéndonos para conseguir nuestro voto, mientras siguen aprobando medidas antisociales en la Unión Europea o en sus gobiernos territoriales.

• Cuando nuestros representantes han supeditado la democracia a la codicia de los mercados, habremos de decir ¡basta!
• Cuando la Troika nos está ahogando con una deuda soberana ilegal, ilegítima, odiosa e insostenible que en su origen era de los bancos, priorizando su pago a cualquier gasto social, llegando a sumir a pueblos, como el griego, en la esclavitud por medio de esta deuda, habremos de decir ¡basta!
• Cuando a los países del sur de Europa se nos ha negado, mediante la Europa monetaria y el pacto del Euro, la posibilidad de poder realizar políticas autónomas para combatir el insoportable nivel de paro y salir de la crisis, habremos de decir ¡basta!
• Cuando una mayoría de parlamentarios europeos han votado una resolución para formalizar el tratado entre Estados Unidos y la Unión Europea, el TTIP (Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión) por el que las empresas gobernarán pudiendo llevar a los gobiernos ante tribunales antidemocráticos cuando estos quieran promover medidas para mejorar las condiciones de vida de la gente o del medio ambiente habrá que decir ¡basta!
• Cuando en Europa existen territorios paraísos fiscales, que poseen secreto bancario, baja fiscalidad y otras normas en beneficio de las personas ricas, grandes capitales y empresas. Y son plataformas para la elusión, evasión y fraude fiscal, para los negocios turbios, la especulación financiera o el lavado del dinero de los corruptos y de la criminalidad organizada, habremos de decir ¡basta!
• Cuando nuestro medio ambiente, bosques, atmósfera, ríos y mares se deterioran hasta extremos alarmantes sin que haya ninguna planificación eficiente para mejorarlo, ni se cumplan los mínimos acuerdos y medidas que se estipulan en las cumbres internacionales, habrá que decir ¡basta!
• Cuando no se desarrollan políticas de igualdad real de género y la mujer sigue sufriendo la desigualdad y marginación en una sociedad de hecho patriarcal. Cuando el machismo y las agresiones contra la mujer siguen siendo noticias cotidianas en la prensa, Habremos de decir ¡basta!
• Cuando mediante la Directiva de la emigración o de la vergüenza, se levantan muros físicos y legales a las personas cuando huyen de guerras, miseria o enfermedades, buscando un futuro en nuestro continente. Cuando estas políticas son el posible germen de una sociedad europea racista, xenófoba o insolidaria, habrá que decir ¡basta!
• Cuando esta Europa somete el bienestar social a los interesas del mercado, privatiza los servicios públicos, desampara a su ciudadanía más frágil, vulnerable y necesitada; recorta la financiación limitando el acceso a la vivienda, los suministros de agua y luz, la salud, la sanidad, la educación y los servicios y prestaciones sociales y universales, habrá que decir ¡basta!

La tan deseada Europa, democrática, igualitaria, social y políticamente unida y en paz; aquella que soñaron tras la Segunda Gran Guerra los partisanos supervivientes, los movimientos políticos y sindicales de la izquierda; se fue construyendo bajo el tutelaje de los Estados Unidos de América y del capital europeo y hace tiempo fracasó. El momento actual para la ciudadanía y los pueblos de Europa es desesperante.

Está claro que estamos en un momento de emergencia social y cívica. Uno de esos momentos en que el pueblo necesariamente ha de levantarse contra la tiranía si no quiere vivir como esclavo el resto de su vida. La libertad, ese gran valor de la democracia, es demasiado preciosa como para dejarla en manos de los mercados y los políticos a su servicio. Nadie es libre si no puede decidir sobre su vida y ha de vender su fuerza de trabajo en condiciones próximas a la esclavitud para poder conseguir lo necesario.

Los gobiernos hace tiempo que rindieron sus armas al capital y los medios de comunicación divulgan y aplauden sus crueles políticas. Ha llegado la hora de que la ciudadanía asuma su papel histórico de rebelión contra la tiranía de los pocos. Unión Europea sí, pero otra unión al servicio de las personas, no del capital.

Las fuerzas políticas y sociales populares tienen hoy un deber ineludible, el de promover la movilización en Europa. Así mismo la ciudadanía europea tiene el reto de diluir fronteras y confraternizar en una lucha común, asumiendo que ha de comenzar a tejer los lazos tan necesarios entre los pueblos, que vuelvan a revivir el sueño europeo de post-Guerra. Por esto diversos movimientos sociales y organizaciones políticas y sindicales hemos planificado una acción conjunta de los pueblos de Europa, las EUROMARCHAS 2015. Entre los días 1 y 17 de octubre de 2015 los pueblos de Europa se movilizan hacia Bruselas para pedir un giro radical en las políticas de la Unión Europea.

En el Estado Español junto al resto de los estados miembros de la Unión Europea nos estamos organizando para los actos de estos días, os invitamos a las personas y entidades a participar.

Para más información: 
Cataluña: https://plataformamarxaabrusselles.wordpress.com/ 
Estado Español: http://euromarchas2015.net/

Por la unión de la ciudadanía europea, Contra la Europa del capital y por una Europa de las personas, democrática, social, ambiental y solidaria

Participa en las EUROMARCHAS 2015
Gibraltar – Bruselas del 01 al 17 de octubre



“¡Oxi! ¡Basta! ¡Enough! Construyamos otra Europa”