viernes, 21 de octubre de 2016

Hallar una salida al baile político en la finca global






Quien ha visto la excelente película del director Sydney Pollack “Danzad, danzad, malditos” no tendrá dificultad en establecer un cierto paralelismo, en cuanto a posible representación simbólica de su argumento, con el desarrollo del actual proceso electoral y de investidura maratoniana en nuestro país.

Mientras la música continúa sonando en la pista de la actual maratón democrática y las gentes siguen apostando por aquellos candidatos que mejor sobrelleven el cansancio en este baile electoral post-crisis, en los accesos a la fiesta siguen apostados y controlando la pista de baile los que siempre han hecho negocio con todos los espectáculos, los que han sacado réditos de todas las crisis, los señores del IBEX 35.  Al mismo tiempo que los susodichos mantienen su apuesta política preferente bien situada desde los altavoces del recinto patrio, participados como están por ella. 

Focos y cámaras no dejan por un segundo de cubrir a los líderes representantes de este espectáculo, que acaparan así la exclusividad en las expectativas políticas de las gentes. El mañana se está jugando en este baile maratoniano de declaraciones, posicionamientos, cifras y pactos que se nos trata de mostrar, mediante un totum revolutum, como el universo de las propuestas políticas con respecto a lo posible. Por lo enconado de la contienda podría deducirse que los vencedores habrían de ser, de facto, los líderes que en el futuro pudieran cambiar nuestra situación, haciendo posibles los deseos de quien en ellos confían; que fueran a ostentar el poder de decisión sobre lo sustancial que afecta a lo particular y lo colectivo.

El premio, para estos aventureros del espectáculo electoral, sería poder ejercer su profesión política en el gobierno de la nación, durante un tiempo estipulado en el que tendrían el honor de servir al bien común de la comunidad política que los ha elegido y muy especialmente el privilegio de priorizar y favorecer el de sus votantes y/o fuerzas sociales o económicas que les dan apoyo.

Hasta aquí se podría argumentar el guion pre-diseñado de este momento estelar de la democracia, el de la elección de las candidaturas más apoyadas por la ciudadanía y el consiguiente proceso de investidura, en un ejercicio necesario como ritual de delegación de la soberanía popular. No obstante este ritual tiene una forma y un fundamento establecidos desde el sistema que periódicamente monta esta “fiesta” electoral.

Gui Debord y el movimiento Internacional Situacionista, que alimentó el espíritu del Mayo francés, argumentaron sobre lo que denominaron Sociedad del  Espectáculo. Lanzaron este constructo contra la cara-espectáculo de la sociedad y sus ritos y en concreto también en lo que afecta a la máscara de las categorías políticas representativas. Las elecciones en esta sociedad del espectáculo se producirían como una realidad ritual, una forma procedimental caracterizada y pre-establecida desde el Poder. La representación se muestra así como algo más real que la experiencia vivida y  somete al individuo a la condición de espectador pasivo y a aceptar pasivamente el estado de cosas existente. Los ritos de la sociedad del espectáculo retroalimentan continuamente los aspectos míticos del poder.

El mito demócrata liberal del poder como soberanía popular es el más extendido y compartido de la política desde las revoluciones  francesa y americana hasta nuestros días. Como todo mito cumple una función de anclaje de la representación en un ideario, que es el ideario que acompaña a los procedimientos implícitos en los rituales democráticos. 

Contrariamente a la idea de soberanía popular plasmada en los ordenamientos legislativos, un buen número de autores desde la política, la sociología, la economía o la filosofía han abundado en el aspecto ritual y mítico de la democracia liberal o formal. En realidad muchos son los autores que han hablado de la realidad elitista de las democracias occidentales. Las élites políticas, militares y económicas, decía el sociólogo norteamericano Wraight Mills en los años 60 del siglo pasado, poseen un punto común sobre el Mundo que hacen prevalecer e imponen socialmente, pero por encima de todas está la élite económica que predomina sobre todas las demás. Fue un politólogo, precisamente liberal, Robert A. Dahl quien en los 70 habló de que el ordenamiento democrático constituía en realidad una Poliarquía, en donde diferentes oligarquías políticas competían por obtener el poder. Aunque el caso es que como muy bien señaló Wraight Mills, el poder político siempre ha sido subsidiario del económico en los actuales sistemas democráticos. 

Pero sobre todo y como ha ilustrado el marxismo epistemológico, la democracia liberal hoy no es sino el telón de fondo donde se reproduce la lucha de clases como motor de la historia, en el sistema capitalista actual. En esta democracia formal, el logro democrático igualitario de facto vendría dado por la derrota parlamentaria de las fuerzas capitalistas oligárquicas, siendo que, cada vez más, se constata cómo una democracia real es estrictamente incompatible con el sistema capitalista. Como explicitaron teóricos sobre la democracia en diversas épocas, como Alexis de Tocqueville o Norberto Bobbio, la democracia, aparte de con la libertad de voto, tiene mucho que ver con las cuotas de igualdad conseguidas en la sociedad; ha de ser procedimental y sustancial.

Finalmente, las teorías anarquistas desde el socialismo libertario desconfiarían de cualquier forma de estado como garante de la democracia posible y propondrían organizar la sociedad en torno a confederaciones de comunidades o comunas libres y autogestionadas. El mayor valor de las corrientes diversas de pensamiento libertario, ha sido los valores que han proyectado en diversos movimientos sociales y sociedad crítica. La democracia directa, radical, participativa y la crítica de la representación, reivindicando otras formas de hacer política, más consultas ciudadanas y una democracia informada y de base. Estos han sido avances sociales teñidos en parte de algunos valores que los movimientos libertarios han ido imprimiendo en la sociedad.

Llegados a este punto, surgen preguntas inevitables que nos enfrentan a la verdad desnuda de la política ¿Quién tiene poder y cómo lo ostenta?

Hemos de preguntarnos por la naturaleza del poder político, en qué consiste y bajo qué forma se representa.  También establecer el territorio o unidad política en la que se ejerce. Otra pregunta es cómo se distribuye el poder en la sociedad. Así mismo hay hoy que preguntarse sobre el grado de poder que adquieren los representantes electos para poder decidir y gestionar políticas basadas en el encargo delegado por la sociedad y por su propio programa político.

Desde que sucumbió el bloque soviético, en el que el poder estaba concentrado en los aparatos del Estado, fue un solo sistema, el capitalismo el que heredó la faz de la tierra. La falta de  contrapoder global, supuso la extensión del libre mercado al mismo tiempo que el cuestionamiento de lo que de estado había en las ideas políticas socialdemócratas y en el Estado de bienestar. Los conservadores anglosajones adoptan el ideario del neoliberalismo a final de los 70  y éste impregna en los 90 la socialdemocracia, que por medio de la llamada Tercera vía transforma su sustancia de facto en social-liberalismo. A día de hoy las políticas neoliberales que comienzan con Ronald Reagan y Margaret Thatcher han prendido en todo el globo, que cada vez más se aproxima a constituir una finca global de las grandes corporaciones, sean estas privadas, o estatales en antiguos países comunistas o emiratos árabes .

Por otra parte, con el desarrollo de la globalización, se ha transformado la naturaleza de la acumulación capitalista. El desarrollo exponencial del capital ficticio en el conjunto de la economía, ha supuesto grandes transformaciones en los equilibrios globales de poder. Si con el triunfo, en los 80 y 90, de la factoría neoliberal el mercado infringió un duro castigo a la sociedad mediante la reducción sustancial del estado de derecho, con el hiperdesarrollo del sector finanzas dentro de la economía a partir de los años 90 se ha producido una mímesis importante del capitalismo global, que de una fase de capitalismo productivo ha mutado en capitalismo financiero, lo que nos lleva a hablar hoy de una economía financiarizada. Por cada euro, dólar o unidad monetaria que se emplean en el desarrollo de la economía productiva, se están moviendo más de 90 en la economía especulativa. Esto pervierte cualquier tipo de bondad que en el pasado se haya podido atribuir al sistema capitalista y convierte la economía en un juego de casino en el que, en función del enriquecimiento ilimitado y el poder consecuente que proporciona, una minoría de plutócratas depredan las vidas y el planeta en una carrera despiadada y sin sentido hacia ninguna parte.

Mientras a este estado de cosas económicas y la enorme desigualdad que genera, se le sigue llamando democracia, los diversos partidos políticos pretenden que la ciudadanía les delegue, a través del voto, un poder que este sistema no pone de facto en manos de los representantes. La globalización financiera ha acabado - a través de la competencia, la desregulación, la liberalización y privatización - convirtiendo los estados concretos en fincas particulares de los plutócratas globales. Lo que mueve el mundo de la vida hoy es fundamentalmente la lógica de los inversores. En este nuevo orden de cosas el papel al que esta plutocracia global quiere reducir los gobiernos, es el ser los “mayordomos” de sus fincas u estados y el papel de las administraciones se convertiría en el de ser las “amas de llaves”. Esto que en principio puede resultar aventurado y grotesco, puede no ser tanto si bien lo pensamos. En este magma de poder, la soberanía popular se hundiría e invisibilizaría bajo el peso de la desposesión. Se ha producido un movimiento tectónico en el necesario equilibrio de poderes entre el Estado, Mercado y Sociedad. Hace dos décadas que se viene hablando de dictadura de los mercados.

Paralelamente a la pérdida de poder y control por parte de los gobiernos, el sistema profundizaba y globalizaba sus propios riesgos, al mismo tiempo que generaba nuevos. Cada riesgo genera un peligro para las sociedades y el planeta, así que el abordaje de los riesgos se convierte necesariamente en cuestión política. En una fase de autoconciencia reflexiva, la sociedad puede llegar a ser consciente de los peligros y amenazas incontroladas que genera y esto a nivel político se convierte en conflictos sobre los males que se producen y las responsabilidades de cada cual. Este hecho incontrovertible, lo explica muy bien Ulrich Beck en sus libros “La sociedad del riesgo” (1986) y La sociedad del riesgo Global (2001). Esta sociedad del riesgo, arguye Beck diluye los lazos sociales, motivo por el que la sociedad sufriría un proceso de individuación creciente.

En la época global de interconectividad, intercausalidad e interdependecia crecientes surgen nuevos riesgos globales que generan una época de gran  incertidumbre, lo que añade grandes dosis de complejidad al ejercicio de la política. De todos es sabido que la globalización financiera ha generado riesgos que impiden a los estados resolver los peligros que atenazan a sus sociedades basándose en  la gestión política propia. Este es el principal factor que hoy minimiza la capacidad de los estados para abordar con solvencia las causas de, por ejemplo, la crisis financiera y económica, el mercado laboral, la crisis del Estado de Bienestar, el deterioro del medioambiente, los conflictos bélicos por los combustibles fósiles y otras industrias extractivas, el terrorismo internacional y otros riesgos globales.

Mientras la democracia está secuestrada por los mercados y el mero ejercicio político queda muy restringido por el peso de las corporaciones globales, la escasa sociedad organizada languidece entre las trampas de los cercos patrios, pues los representantes a quienes se dirigen las reivindicaciones, ya solo son meros mayordomos que gestionan las reglas de juego de los señoritos globales. Por otro lado el gran conjunto social irreflexivo e inconsciente, permanece aferrado a la reproducción de los actos y valores que alimentan al gran depredador global. Podríamos decir que hoy avanza como nunca el sueño de Margaret Thatcher cuando dijo “La sociedad no existe. Hay individuos, hombres y mujeres y hay familias".

Las crisis no generan oportunidades, solo a una minoría plutócrata, pero lo que sí sucede es que ayudan a las personas a valorar lo que se perdió con ella y a reflexionar sobre el por qué. Es esto lo que puede crear de nuevo las condiciones de construcción de nuevos entramados de movimientos sociales resistentes a sus efectos y por el cambio. 

Estamos ahora en un momento de estupor social, donde se derrumban cada día derechos adquiridos a nivel económico y social y en donde se disparan las desigualdades. Sin embargo, no solo “el Rey está desnudo”, la sociedad también. Ante el gran poder del depredador global, no hay proyecto político alternativo, ni posibilidad de cohesión social crítica y de revuelta. El Mercado se ha apoderado y enseñoreado del mundo de la vida y de las instituciones.

Todas las viejas tradiciones políticas de izquierda se han quedado sin apenas discurso, porque aquí no se vislumbra hoy nada que asaltar, o por lo menos asaltable. Asaltar el Estado es difícil para la izquierda en las sociedades pluralistas desarrolladas, dado el transfondo pluralista y dividido políticamente de la sociedad. Es más, en los últimos tiempos son las fuerzas neoliberales las que ostentan la mayoría representativa en Europa y los parlamentos de todos los países desarrollados.

A esto hay que añadir que la izquierda tradicional, o bien ha sido asimilada, o bien ve chocar sus argumentos contra los muros, hoy infranqueables, de la globalización capitalista.

Deconstruir el actual estado de cosas es el reto de cualquier fuerza emancipadora hoy, sea a nivel social o político. Es ya hora de plantearse un salto cualitativo en las respuestas desde la política y la sociedad. Al Gran depredador solo hay posibilidad de ofrecerle resistencia si la sociedad y la política cambian su enfoque restrictivo territorial en exclusiva y se organizan para salir también a presentar batalla en el marco que el juego está planteado desde hace tiempo, en el terreno global.

El marco estatal está claramente incapacitado para crear emancipaciones sostenibles, porque el marco global establecido es el de competencia y en este marco todas las sociedades luchan por conquistar beneficios, muchas veces a costa de otras sociedades contendientes. Aparte de esto, como hemos podido ver en el caso de Grecia, Brasil o Argentina recientemente, la diferencia no se tolera. Tampoco se le tolera a Cuba, Bolivia o Venezuela, en continuo “estado de sitio”. Las personas solas no son nada, los países aislados tampoco.

Cuando no es posible afrontar el paradigma de ciudadanía desde los Estados nación, la multitud global más consciente, habrá de redefinir el contexto de ciudadanía con valores que trasciendan la nación y derriben la mayor arma del capital: el haber sometido a los estados a la competencia.

No hemos de dejar el cosmopolitismo en manos de los inversores globales. Todo lenguaje se prostituye y el término cosmopolitismo hoy, como vendrá observando cualquier lector habitual, sirve para nombrar a los agentes del negocio global, que invierten no importa donde, solo que obtengan los mayores beneficios a costa de la sociedad y el planeta. El cosmopolitismo habría de ser junto al internacionalismo los dos grandes ejes de la ciudadanía global empoderada. 

Cuando hace tiempo se hundió la esperanza de enarbolar internacionalmente los valores republicanos y en gran parte han sido sustituidos por los valores del neoliberalismo: Individualismo posesivo, competitividad y consumo irresponsable. La competencia nos lleva a enfrentarnos al otro y a establecer fronteras físicas, psíquicas y mentales ante él, sea persona o estado. Tendremos que dejar de construir más muros, diluir las fronteras interpersonales y hacernos ingenieros de la solidaridad y la cooperación para tender puentes, para unir pueblos. El cambio de paradigma, para salvar la vida y el planeta, ha de ser muy profundo y ha de prender en la conciencia y en los corazones.

Es tiempo ya de decir basta, de no dejar pasar, por parte de las fuerzas del cambio conscientes ni un minuto más en organizarse a nivel europeo y a nivel global.

Hay en este sentido tímidos movimientos de sectores sociopolíticos de ciudadanía en Europa que habremos de seguir muy de cerca en los próximos tiempos.

Ulrich Beck nos habla de una revolución cosmopolita de signo republicano y llama a los artífices de esta revolución “los hijos de la libertad” que constituirían una comunidad no territorial que luche globalmente por combatir la globalización mediante valores y objetivos cosmopolitas. Organizar estas redes de ciudadanos y ciudadanas sería la herencia más honrosa de aquellos que en los siglos XIX y XX viajaron por el Mundo organizando las Internacionales contra la explotación capitalista.

Antonio Fuertes Esteban
21 de octubre de 2016