martes, 26 de mayo de 2015

¿Donde está el altermundismo?

 
 
¿Donde están los altermundistas? los que pararon el AMI en Seattle, los de Génova, los que fundaron el FSM en Portoalegre... ¿Donde están? ¿Cómo encaran un proyecto por otro mundo posible que debería ser político, más allá de su encuentro anual en un Foro Social Mundial que cada vez más es un recuerdo de lo que pudo haber sido? ¿Se ha convertido en parque temático?¿Cómo piensan? ¿Qué proyecto tienen para hacer otro Mundo posible? ¿como piensan deconstruir la globalización capitalista y trazar nuevos caminos emancipadores que nos lleven a la conquista de una definitiva globalización de las personas?
 
Nuestros re-tatarabuelos, en los albores de la industralización fabril, ya sabían que para enfrentarse a la explotación del sistema capitalista, era necesario trascender las fronteras y crearon Internacionales. Las crearon sin tener los instrumentos comunicativos on-line, ni aviones o trenes de alta velocidad... y sin embargo lograron poner en pié organizaciones tan potentes como para enfrentarse al capitalismo en Occidente.
 
Hoy sin embargo con todos los medios a nuestro alcance nos replegamos en nuestras fronteras, cabizbajos, impotentes, confusos, humillados, sin esperanza, tibios, huyendo de enfrentamientos con el sistema en el campo de batalla real, el global.
 
Y los que dicen defender a los ciudadanos y a los trabajadores renuncian al reto que supondría la federación de agentes de cambio internacional por otra humanidad posible. Y renuncian desde la comodidad de lo ya conocido, los caminos trillados, pero por eso mismo transcendidos y estériles. Se refugian en las capillas, en las asociaciones identitarias de la era fordista y así se justifican diciendo que solo se puede sentir y actuar a nivel local, aunque solo justifican su inoperancia. Carecen de proyecto, no han sido capaces de enfrentarse a los retos que los tiempos requieren y en estas lides han acabado confabulados con el sistema. ¿Cómo se puede ser de izquierdas y ayudar a medrar al capitalismo financiero al mismo tiempo? ¡Que hagan una necesaria reflexión! han renunciado al honor, a la dignidad y a la ideología y, asentados en las poltronas del paraninfo de la izquierda siguen despistando entre cantos de emancipación, mientras se envia a las ovejas a deguello .
 
Y a los nuevos nacionalistas o secesionistas de izquierda ¿qué decirles? solo una cosa que despierten, la nueva utopía no entiende de fronteras ¿van a crear más? ¿van a escabar más abismos entre ciudadania y sociedades o a tender puentes? Los riesgos que prenden en la gente hoy son globales y solo tienen un camino de embate, el global. ¿Esperaremos a darnos cuenta a que tengamos el agua al cuello?
 
¿No nos inmutamos cuando nos dicen que las fuentes de energía de la tierra fundamentales, que suponen la base de nuestra civilización, alcanzarán su cresta combinada en el año 2020? ( carbón, uranio, e hidrocarbiros)? ¡sigamos pensando en crecer, en aumentar nuestro PIB! ¡Sigamos!
 
¿Creemos que el problema del paro es abordable sin medidas solidarias por parte de los trabajadores y de la sociedad en su conjunto para generar empleo, sin un cambio de paradigma económico? ¡vivimos en el reino de jauja!
 
¿creemos que el sistema financiero se reconducirá por si mismo y sin enfrentarse seriamente a él? ¡ estamos en la Inopia!
 
¿No consideramos necesario sentar bases para la internacionalización de la solidaridad política ciudadana? eso es lo peor, eso es creer que nuestro pequeño "mundo" reconocible puede sobrevivir en un mundo deshumanizado, un planeta herido y con un sistema de capitalismo financiero globalizado y depredador.
 
¿seguiremos poniendo el énfasis de nuestros sueños, retos y políticas en nacionalismos o independentismos, sindicalismos de salón, beaterías, políticas de repuesto o vecinismos de ombligo variopintos, sin poner nunca la vista en un horizonte más allá de nuestros amaneceres? ¡estamos perdidos!
 
Las personas, las sociedades del S.XXI, han de transcender el paradigma político de la modernidad. Las unidades políticas enmarcadas en las naciones estado sucumbieron al ataque del capitalismo globalizador, son ya zombies políticos, categorías zombies como definió Ulrich Beck. Las transformaciones que vendrán, si son de signo emancipador, no vendrán co-mandadas ni perseguidas por los estados, sino por la ciudadanía. Pero ¡ay! para eso han de cambiar tantas cosas, dejar atrás tantas razones y sentimientos que nos sumergen en los felices o infelices pasados...