domingo, 31 de agosto de 2014

Jugando con la caja de reserva de las pensiones.



Wall Street Journal advierte, en su edición de ayer, que el gobierno de España ha invertido, en silencio y sin encomendarse a nadie, el 90% del fondo de la caja de la seguridad social para pago de pensiones, en deuda soberana de distintos países.

Es una práctica habitual que hace décadas se viene haciendo en España y otros países ya que normalmente se suele considerar una inversión segura. Todo el mundo sabía hasta ahora que invertir en deuda pública era una inversión que suele dejar un margen anual de entre el 3% y el 7% según épocas. Ahora bien su cuestionamiento, aparte de la gran proporción que emplea el Gobierno español en ello, viene de que en época de crisis del Estado y con una deuda equiparable al PIB existe la posibilidad de impago en los vencimientos de la deuda. En estas situaciones de riesgo de impago pueden establecerse, con consenso con los tenedores de bonos, quitas o reestructuraciones, cuando no impagos sin consenso (defaults). En cualquiera de estas 3 situaciones la caja de reserva de la seguridad social podría ver cuestionada su solvencia y las garantías de cobro de los pensionista de paso, ya que en España la caja actualmente es una garantía necesaria y ha comenzado a utilizarse ya en el pago de pensiones. Su estado actual unos  47.000 millones de euros.

Dado que el artículo-expres de la verguenza, el 135 de nuestra constitución,  estableció en 2011 que el pago de la deuda está antes que cualquier otro gasto, habría que preguntar al gobierno ¿ en caso de apuro cubriría antes la deuda con los bancos acreedores alemanes, belgas, franceses y españoles o con los bonos del estado propios de la seguridad social?

El despropósito total y ese sí que hubiera sido gravísimo, fué la intención del ministro de economía Solbes en 2008 de comenzar a invertir dichos fondos en renta variable, argumentando que en 2007 la ganancia media de los valores bursátiles variables llegó a un 21 %, por supuesto haciendo caso omiso de las advertencias continuadas de economistas propios y extraños que preveían que la burbuja financiera e inmobiliaria había necesariamente de estallar en breve.

Así que Solbes comenzó proponiendo al gobierno de España desde su ministerio invertir en principio un 10% de los 48.000 millones de euros del fondo en valores de bolsa variables. Pero la cosa no quedó aquí, en cuanto conocieron la noticia los astutos talentos de CC.OO y UGT con su pertinaz visión económica de futuro y de "izquierdas" recomendaron al ministro invertir no el 10%, sino el 30% del fondo de pensiones en renta variable. Menos mal que el ministro al final tuvo más conocimiento que ellos y no tiró adelante el proyecto, alguien lo debió de parar.

Este es uno de los muchos ejemplos de política económica que supone un desfase en tiempos de globalización financiera. Los gobiernos (y sindicatos en este caso) apostando en el casino financiero, sin reflexionar a largo sino a corto plazo y dando gasolina a los poderes financieros que son los mismos que les van quitando el poder cada día. La estrechez de miras que tenían hubiera supuesto de llevarse a cabo:

- Aumentar el poder de las grandes empresas financieras sobre los fondos de pensiones (sobre la ciudadanía) por cierto también comprando deuda soberana lo hacen.
- Engrosar la especulación de las grandes firmas financieras, que se mueven por todos los mercados financieros del mundo, con nuestros fondos de la seguridad social.
- Y sobre todo no preveer que todo lo que se hincha se desincha, como quedó demostrado en 2009, cuando la bolsa bajó de los 10.500 puntos hasta los 6.000 en poco tiempo, perdiendo la mayoría de las acciones el 50% de su valor. ¡Pobres fondos de pensiones si hubiéramos hecho caso a CC.OO y UGT! en una buena temporada se hubieran mantenido depreciados al 50%. Han de aprender muchas lecciones y una de ellas es que unos sindicatos de clase no pueden cohabitar con el capital financiero o sea con el fundamentalismo capitalista de nuestra época.

Antonio Fuertes Esteban

2 comentarios:

ferrum dijo...

Cuando nombra a Solves ¿se refiere al ministro Solbes?

Antonio Fuertes Esteban dijo...

Sí, gracias por corregir mi ortografía.