miércoles, 12 de marzo de 2014

Hacia la acción política contra el poder financiero



La liberalización y desregulación de los mercados en un marco de competencia han llevado a la concentración oligopólica y a la financiarización de una economía globalizada. Las grandes corporaciones y  en especial las finanzas dominan la economía.
Esta constatación llevó ya a ATTAC desde su fundación en 1998 a hablar de una dictadura de los mercados sobre la política y la sociedad, secuestrando y socavando la democracia y a plantear la necesidad de ejercer desde la política una regulación y control de estos mercados. Bajo este cometido ATTAC ha ido haciendo, desde entonces, diversas propuestas. Si bien silenciadas ante el avance del neoliberalismo.
Desde hace décadas sabemos que las crisis originadas en el mundo financiero provocan grandes transtornos a la economía y la sociedad. Ya aprendimos las lecciones de 1929 o la actual de 2008 y la secuela de problemas que originan a la sociedad en su conjunto, para el beneficio de unos pocos detentadores y el papel que estas crisis juegan en la transferencia de rentas de los más a los menos.
Y sin embargo estas crisis están anunciadas y marcadas a fuego en los ordenamientos legislativos europeos, avalados por los parlamentos nacionales, desde hace décadas. CECA, Acta Única, Maastrich, Niza,  Lisboa.
Consideramos necesario un cambio radical en las políticas institucionales para que pueda revertirse el signo antisocial de la actual globalización, empezando por Europa, para ello es imprescindible la construcción de una mayoría social y política de izquierda que pueda dar el giro democrático y social a las políticas y tratados neoliberales.
La unión social y política contra el capitalismo financiero es una exigencia de las clases populares. En este sentido hay que apelar a las fuerzas sociales y políticas de cambio a que unan sus fuerzas en un programa de mínimos, antes que debatir sobre sus perfiles de distinción ideológica. Hoy la contradicción capital- trabajo sigue vigente, aunque la contradicción fundamental sea ciudadanía-mercados financieros. Los mercados como agresores de los derechos humanos.
La estrategia popular necesariamente ha de orientarse a la lucha política por recuperar espacios democráticos y derechos perdidos, esta pugna será larga y conquistando posiciones sucesivas, no se visualizan cambios insureccionales que puedan ser auténticos cambios dado el gran poder de control del actual sistema. El sistema actual es cambiable en el sentido gramsciano de cambiar de signo la hegemonía cultural, esto llevará tiempo.
La perspectiva estratégica integral permite la complementación de alternativas autogestionarias, sociales y solidarias con luchas sociales y alternativas políticas de forma coordinada, integrando en un proyecto común a actores políticos y colectivos sociales que persiguen diversos objetivos.
Una estrategia popular por ir recuperando los espacios democráticos, la dignidad del ser humano, la justicia social y derechos perdidos, al mismo tiempo que vaya implantando nuevas alternativas sociales y económicas se ha de construir desde diversos ejes, cada agente social ha de aportar los suyos y en ATTAC queremos aportar al conjunto desde estos ejes:


Eje del internacionalismo y cosmopolitismo: La globalización capitalista se desarrolla y afianza en un marco de competencia (divide et impera). Los agentes sociales y políticos de cambio han de orientar la acción hacia la apertura de fronteras físicas, culturales y mentales; mediante la cooperación, armonizando espacios económicos para combatir la competencia y el dumping, federando espacios políticos. El proyecto democrático  y social en el mundo global no puede ser nacionalizado, ha de abrirse a lo global. ATTAC estructura su red, consciente de ello, a nivel internacional. 

El eje de la cultura cívico-política, de tener opinión formada e informada (medios alternativos, asociaciones educación cívico-política, universidades populares). Este es el eje de acción prioritario de ATTAC, como asociación de educación popular orientada a la acción y al cambio de valores. Es fundamental profundizar en promover la cultura cívico-política capaz de que los sujetos puedan pasar del yo al nosotros, al sentido colectivo amplio, del interés particular al interés general y a la acción política consciente para defender la res publica. Es necesario saber lo que nos une como comunidad de vecinos o barrio, pero es también necesario ayudar a comprender el mundo y enseñar a visualizar que algunos intereses particulares han de supeditarse al bien común del conjunto de la ciudadanía, local o con frecuencia hoy global. Al mismo tiempo asumir que determinados temas políticos solo se pueden gestionar a niveles superiores o globales. 

La estrategia de recuperar las instituciones: Mediante la apuesta imperiosamente necesaria de crear un ámplio  bloque popular y político antineoliberal avalado por la lucha social y que oriente la lucha política desde las instituciones europeas a recuperar espacios para la democracia social, combatiendo el poder de los poderes económicos y derogando las actuales leyes y tratados antisociales. La primera meta es La construcción democrática de Europa, derogando su arquitectura neoliberal y promoviendo paulatinamente una Europa más social, solidaria y democrática. 

Afianzar una estrategia global de lucha contra el poder financiero: Si queremos recuperar derechos y asentar la democracia es necesario visualizar la forma actual del capitalismo financiarizado y un proyecto para combatirlo. Medidas como la auditoria y quita sobre la deuda, la banca pública, la introducción de impuestos disuasores a la especulación, la abolición de los paraísos fiscales, las medidas hacia la justicia fiscal y otras han de abrirse paso en la conciencia y reivindicaciones populares como medio para recuperar los derechos sociales políticos y económicos. La fiscalidad y las finanzas constituyen un bien social de primera necesidad. 

El eje de la participación y acción cívico-política como forma de organización y acción política, democracia participativa y de control ciudadano (parlament ciutadà, proces constituent…). Es absolutamente necesario ir construyendo estos espacios de debate y participación política de la ciudadanía. 

ATTAC comparte otros ejes de lucha con otros movimientos sociales y políticos a nivel transversal (igualdad de género, ecología, economía social y solidaria, antimilitarismo, soberanía alimentaria…etc, ) pero hoy he querido hacer énfasis en estos.

Antonio Fuertes Esteban

ATTAC Acordem