jueves, 13 de diciembre de 2012

Golpe de estado financiero desde la Unión Europea

 
 
Comunicado ante la activación del rescate bancario

Frente Ciudadano contra el Poder Financiero
 
El rescate a la banca española, con un primer tramo de alrededor de 40.000 millones de euros, comporta la aplicación de las medidas del Memorándum de la Unión Europea en perjuicio de la inmensa mayoría de la población.
LO QUE OCULTA EL RESCATE:
 
a) La falta absoluta de flujo crediticio para las economías particulares y productivas, que en ningún caso se resolverá con las medidas adoptadas.
 
b) Con cargo al ejercicio de 2011, el Estado ha asumido pérdidas de más de 11.000 millones de euros por importes incobrables, y hace pocos días el Banco de Valencia (que había recibido 6.000 millones de ayudas estatales) fue adjudicado por 1 euro a Caixabank. Estos precedentes indican lo que se puede esperar de las entidades recapitalizadas con los 40.000 millones del rescate. Recordemos que 11.000 millones es una cantidad superior a lo que en 2012 ha supuesto el total de los recortes en sanidad, educación y servicios sociales en España.
 
c) Especialmente sangrante es que con una mínima parte del importe de esta recapitalización se habría podido cubrir la deuda impagada de las familias desahuciadas por las mismas entidades, lo que representa un menosprecio del más mínimo sentido de la justicia.
 
Por estos motivos DENUNCIAMOS:
 
1.-La limitación de la soberanía nacional y de la democracia que supone la imposición de esta medida por parte de organismos sin ninguna legitimidad democrática y la aceptación por parte de los gobiernos de España y Cataluña de esta y de otras imposiciones bajo el pretexto de que hay una deuda pública excesiva.
 
2.-Los 40.000 millones de euros del rescate pasan a engordar la deuda pública, lo que constituye una nueva transferencia de deuda privada a deuda pública, con la consiguiente carga tanto de intereses como de devolución de unas cantidades que resultarán de imposible cobro una vez vendidas las entidades re-privatizadas.
 
3.-El golpe de gracia que supone, en la práctica, para el modelo financiero de proximidad que representaban las cajas de ahorros y las obras sociales ligadas a ellas, así como un paso más en el proceso de concentración bancaria que dejará el sistema financiero en manos de seis o siete grupos y, por tanto, en situación prácticamente de oligopolio.
 
4.-La imposición de un «banco malo» con un 45% de capital público, pero con el aval por parte del Estado de las cantidades destinadas a la compra de los activos y créditos de las entidades hasta un total de 90.000 millones de euros, todo ello con el consiguiente aumento del riesgo asumido y, en el futuro, con el previsible aumento de la deuda pública debido a las pérdidas del banco malo.
 
5.-La reducción exigida de 10.000 puestos de trabajo, lo que comporta hacer pagar a los trabajadores las responsabilidades de directivos, políticos, organismos reguladores, empresas tasadoras, auditoras y de calificación, etc., que no solo no han asumido sus responsabilidades, sino que en algunas ocasiones –en caso de algunos directivos– se han enriquecido con indemnizaciones y planes de pensiones millonarios.
 
6.-La imposición de vender las entidades re-capitalizadas, lo que impide la formación de una banca pública potente que asuma la función de dar financiación a la economía real de particulares, autónomos y pymes.
 
7.-La imposición de pérdidas de más del 40% del dinero invertido en participaciones preferentes, que en la inmensa mayoría de los casos fueron colocadas con engaño a ahorradores sin la información adecuada.
 
Dado el carácter antidemocrático de las medidas implicadas en el rescate bancario y el Memorándum, PEDIMOS:
 
I.- La no asunción de la deuda privada por parte del Estado y, por tanto, el impago de la parte de la deuda proveniente de este traspaso. Solo con este impago se obtendrían recursos para parar los recortes y recuperar las prestaciones y los servicios sociales que se han suprimido.
 
II.- Que se exijan responsabilidades a todos los actores que han provocado la situación de práctica quiebra del sistema financiero, comenzando por los directivos, los políticos y todas aquellas personas que por acción u omisión la han hecho posible.
 
III.- Reivindicamos los servicios financieros como servicios sociales y, por tanto, la creación de una banca pública potente con una clara vocación de servicio público y con planteamientos éticos y solidarios.
 
Hacemos un llamamiento a toda la sociedad, que tendrá que sufrir los recortes por deudas ajenas, y especialmente a las entidades comprometidas en la lucha contra los abusos bancarios, desde los desahucios hasta las ventas abusivas y otras prácticas indeseables, con el fin de darle la vuelta a esta situación y enfrentarnos conjuntamente contra el poder financiero. Poder que entendemos es el gran responsable de la situación actual, así como de las medidas de liquidación del estado del bienestar que se están produciendo en base a un programa totalmente preestablecido, que poco tiene que ver con la crisis y mucho con el afán de incrementar el rendimiento del gran capital.
 
Es el poder financiero el principal culpable del debilitamiento de las instituciones democráticas que tendrían que representar los intereses de las clases populares.
 
El Frente Ciudadano contra el Poder Financiero no pretende multiplicar artificialmente el número de organizaciones que luchan por la justicia. Aspira a catalizar una lucha que ya se está llevando a cabo desde diferentes colectivos y entidades y a reforzarla buscando las sinergias y la cooperación entre todas.

Frente Ciudadano contra el Poder Financero
 
12 de diciembre de 2012