miércoles, 17 de octubre de 2012

Asamblea constituyente del Frente contra el poder financiero en Cataluña



FRENTE CIUDADANO CONTRA EL PODER FINANCIERO EN CATALUÑA

El martes 23 de octubre a las 19 h, en los locales de La FAVB (Federación de asociaciones de vecinos y vecinas de Barcelona), en la calle Obradors nº 6, se celebra la Asamblea constituyente del Frente ciudadano contra el poder financiero en Cataluña.

Después de que diversas asociaciones y personas firmasen el Manifiesto Ciudadano ante la crisis del sistema financiero” y de celebrar dos asambleas ciudadanas para encontrar una forma consensuada de movilización contra el poder financiero, los impulsores del manifiesto, recogiendo las propuestas de los presentes, lanzan esta convocatoria a los diversos colectivos de Cataluña y a su ciudadanía.

El Frente pretende ser un movimiento cívico político de carácter asambleario, pero con un gran grupo de trabajo que se constituirá y se irá nutriendo en las asambleas periódicas.

Dicho movimiento tendrá como finalidades:

-         Sensibilizar y formar respecto a la realidad del poder financiero-bancario y su dictadura sobre la política y la sociedad.
-         Mostrar a la sociedad los abusos financiero-bancarios y crear nexos cívicos entre colectivos de afectados y de grupos y personas solidarias para generar una respuesta amplia y colectiva contra el poder financiero.
-         Presionar para que se cambien las leyes que privilegian a los poderes financieros en contra de la ciudadanía.
-         Elaborar y promover socialmente alternativas de banca y finanzas públicas o sociales, éticas y con control social.
-         Combatir, en relación con redes internacionales, el delito fiscal y financiero vía paraísos fiscales y la especulación financiera.
-         Defender la auditoría sobre la deuda ilegítima y movilizar a la gente para que la apoye.

Convocamos a participaren esta 1ª asamblea constituyente a colectivos de afectados (PAH, Preferentes, Swaps, BBV-Unim, 15M pa Rato, etc.), así como a movimientos sociales y solidarios (Auditoría de la deuda y ODG, ATTAC, BBV y Santander sin armas, finanzas éticas y solidarias, etc. ), y en general invitamos a incorporarse a toda la ciudadanía afectada o motivada, a todos los colectivos y ciudadanos interesados podrán participar.

Por otra parte, informamos de que de entrada solicitamos a la asamblea que se celebrará el día 23 que se pronuncie sobre nuestra petición de participar como colectivo dentro de la Crida a la desobediència civil peClils drets ciutadans i contra la dictadura financera.

Clickar aquí para leer la hoja de ruta inicial, que la asamblea podrá completar y mejorar.

Esta comisión promotora os esperamos el día 23 de octubre a las 19 h en la FAVB, con la esperanza de que construir un gran movimiento contra el poder financiero y democratizar las finanzas és posible con la unión de todos y todas.



 
CONSTITUCIÓN DE UN FRENTE CIUDADANO CONTRA EL PODER FINANCIERO


El sistema financiero se encuentra en el centro de la economía de mercado y tiene la función de proveer a la economía de los flujos que la alimentan; podríamos decir que es el corazón de la vida económica. El problema, actualmente, radica en que el sistema financiero ya no está al servicio de la economía productiva, sino de una economía especulativa, prioritariamente.

Tanto en el ámbito estatal como mundial, el poder económico-financiero marca las políticas neoliberales que nos están conduciendo a la liquidación del sector público y del estado social.

Por ello, creemos que cualquier movimiento ciudadano que reivindique el bien común y un reparto más equitativo de la riqueza debe poner, en el centro de su actividad, la lucha contra el poder económico-financiero actual.

Dado que en este momento existen numerosos movimientos sectoriales de defensa de los afectados por determinados abusos del sistema financiero (PAH, preferentes, swapps, clips, etc.),  así como colectivos que cuestionan el funcionamiento asocial y antidemocrático de las finanzas (Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda, 15M Pa Rato, BBV y Santander sin armas, ATTAC,…etc.), consideramos imprescindible la constitución de un movimiento que denuncie todos estos abusos de forma unitaria y que plantee alternativas.

El primer paso consistiría en lograr que todos los movimientos sectoriales y ciudadanos interesados confluyesen para establecer los objetivos comunes. Y a medio plazo deberíamos convertirnos en un movimiento transversal y masivo, ya que objetivamente la inmensa mayoría de la población es víctima de las políticas e intervenciones abusivas derivadas del actual sistema económico-financiero.

Como es evidente, existen obstáculos importantes debidos a la interrelación entre el poder financiero, el político, las élites sindicales y los medios de comunicación.

Paralelamente, los objetivos que deberían alcanzarse son de muy diverso tipo y deben tratarse a distintos niveles. En un mundo globalizado, con una libertad de movimiento de capitales total, determinados objetivos deben plantearse de forma global: la regulación del sistema financiero mundial, con la vuelta a la separación entre banca comercial y banca financiera; la prohibición de mercados de futuros y derivados sobre determinados productos y la regulación y control sobre otros; la desaparicion de los paraísos fiscales; el freno a la economía especulativa, la imposición de tasas que la disuadan, etc.

Ello  no obsta para que en el ámbito estatal puedan plantearse luchas locales que permitan ir en esta dirección.

Las prioridades del Frente contra el poder financiero serán:

*  Exigir responsabilidades a los políticos,  gestores de las entidades financieras y a las instituciones reguladoras que no han cumplido su función

Es el momento de pedir responsabilidades a los políticos incompetentes o corruptos, alos gestores de las entidades bancarias por su catastrófica actuación, así como a los organismos reguladores que no han cumplido con su cometido: Banco de España, Banco Central Europeo, empresas auditoras tasadoras y de calificación.

Es absolutamente inmoral que el coste monumental que está soportando el conjunto de la ciudadanía no tenga repercusión en los patrimonios y en la situación personal de los directivos bancarios, reguladores y algunos representantes políticos y sindicales con responsabilidades en la gestión de las entidades bancarias.

*  Acabar con las ayudas públicas sin condiciones a entidades financieras

El Estado ha de quedarse como accionista de las entidades financieras por las aportaciones entregadas en el momento de su convertibilidad. Si esto se hubiera hecho en el proceso de salvamento de las cajas, el Estado ya sería accionista mayoritario.
Las aportaciones públicas a los bancos, que superan los 150.000 millones de euros, significan un incremento de la deuda pública y una evidente asunción de pérdidas hoy imposibles de cuantificar. En ningún caso han comportado un incremento del crédito a particulares y pymes, siendo los máximos beneficiarios los bancos alemanes y del centro y norte de Europa

*  Decir NO a la creación del banco malo público

La actual propuesta del Gobierno pretende lavar las pérdidas financieras y transforma la deuda privada en pública, con lo que carga el coste y riesgo de los productos tóxicos a la ciudadanía.

*  Exigir una nueva regulación de la banca:

Evitar la imposición de condiciones abusivas en el ejercicio bancario
Es un escándalo que la simple notificación de un cambio de condiciones al Banco de España permita cambiar las condiciones contractuales entre banca y clientes.

Regular la venta de productos
Nos referimos a aquellos productos totalmente inadecuados para el cliente particular, o comercializados de forma abusiva, mediante ventas forzadas o ligadas a la concesión de operaciones. Muchos de estos productos no son nocivos por sí mismos, sino por su utilización arbitraria, pues se han comercializado con el único objetivo de conseguir mayores ingresos vía comisiones, y ello con el pleno conocimiento por parte de las entidades de que estaban perjudicando a sus clientes.

Conseguir que no se comercialicen productos no éticos:
Dichos productos, basados en la especulación sobre alimentos, materias primas, etc., están arruinando a países y poblaciones.

Acabar con el negocio que para las entidades bancarias supone invertir en deuda pública a tipos elevados con fondos proporcionados por el Banco Central Europeo a bajo coste:
Es inadmisible que la factura por los intereses de la deuda pública crezca generando negocio para la banca, mientras se cierran servicios sanitarios, educativos, culturales, etc.
Cambiar la legislación hipotecaria que actualmente beneficia a la banca y vulnera los derechos del ciudadano
Se ha de trabajar por la ILP sobre dación en pago (reclamada por la PAH. Plataforma Afectados por la Hipoteca), distinguiendo entre financiación de primera residencia y especulativa.

Terminar con la participación de la banca en el mantenimiento de paraísos fiscales:
La existencia de filiales bancarias en paraísos fiscales facilita una fiscalidad a la carta. Paralelamente, las entidades proporcionan a sus «mejores clientes» la posibilidad de abrir cuentas en esas filiales, o participadas, con lo que colaboran de manera eficaz con el fraude fiscal o la ocultación de dinero de origen ilegal.

Acabar con la política de sueldos millonarios para los directivos de la banca:
Se trata de sueldos conseguidos gracias a incentivos desmesurados. Estos incentivos precisan de resultados a corto plazo y exigen políticas de inversión y negocio que poco tienen que ver con un buen servicio al cliente.


*  Cuestionar el pago de la deuda

Se trata de una deuda que en un principio no es pública, como se nos quiere hacer creer, sino que en su mayor parte se ha generado por un trasvase de deuda privada a deuda pública debido al salvamento de los bancos por parte de los Estados. Es urgente auditar la deuda y no pagar la parte contraída de forma ilegítima, tal como reclama la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda.

*  Promover la creación de una BANCA PÚBLICA y difundir sistemas alternativos de financiamento y ahorro

Aparte de conseguir una mayor regulación y frenar la economía especulativa, ha de ser un objetivo central de este frente promover una banca pública ética y con control social.

La necesidad de que exista una banca pública se hace evidente en este momento, en el cual cantidades ingentes de capital público se está gastando en salvar a entidades bancarias privadas que se encuentran al borde del colapso por una gestión nefasta.

Es totalmente necesario desmontar la falacia de que lo público es sinónimo de mala gestión y lo privado de gestión eficiente. La realidad es que la gestión privada en la banca tiene como objetivo el enriquecimiento rápido de unos pocos, despreciando el interés de la mayoría. Las grandes corporaciones tienen, además, ineficiencias totalmente demostradas, así como corruptelas y grupos de presión en su interior que para nada priorizan una buena gestión.

Una banca pública al servicio de lo común es un instrumento crucial para desarrollar políticas activas de bienestar social y redistribución.



Barcelona, octubre de 2012