domingo, 4 de diciembre de 2011

¿Quién dijo Horror?


Antonio Fuertes Esteban. ATTAC Acordem

A día de hoy, en el reino de España se siguen destrozando miles y miles de puestos de trabajo, la caja de la seguridad social ha empezado a estar en déficit y nunca lo había estado, para mayor desespero no se sabe de donde saldrán los subsidios de desempleo a partir de ahora, como no sea contrayendo más deuda pública. Pero precisamente no contraer más deuda pública es a lo que estamos obligados por la reforma constitucional del PPSOE.

En el sistema bancario nadie se fía de nadie y el crédito interbancario es inexistente, lo mismo que el destinado al tejido productivo, empresas y familias..

Mientras tanto en Europa, nuestros representantes parlamentarios elegidos, son meras figuras decorativas, meros invitados de piedra, eso sí que viajan en primera clase en avión y obtienen substanciosos emolumentos y privilegios.

¿Quien cuenta en las decisiones? pues parece que ya ni siquiera el Consejo Europeo y la Comisión cuentan, que quien de verdad parte el bacalao, aún con sus diferencias, es el directorio franco-alemán, o sea la Sra. Merkel y el Sr. Sarkozy (Merkocy), los cuales han de ponerse de acuerdo entre ellos y el Sr. Draghi, presidente del BCE y el tercer poder en litigio.

La “quita” Griega parece no tomar forma, pues Sarkozy se opone rotundamente a que las entidades financieras carguen con parte de las pérdidas. El quisiera depositar todo el peso, son 100.000 milloncetes de nada correspondientes al 50% de la deuda griega, en los bolsillos de los contribuyentes.

Total, que si contamos que ahora están en el punto de mira Italia y España, estamos al borde del abismo y ahora todo depende, dicen, de los acuerdos que se tomen en las jornadas de la Cumbre Europea de jefes de Gobierno de la próxima semana, en la que ya nadie puede mirar para otro sitio, so riesgo de gran hecatombe del Euro. Lo que sí está asegurada por todos, FMI incluido, es una larga recesión en el mejor de los escenarios posibles, cuando no una ruptura del euro y una nueva y más profunda gran crisis financiera internacional en el peor de los casos.

Alemania solo accedería a la intervención del BCE directa sobre la deuda de los estados y la posibilidad de emitir eurobonos desde el BCE, si Europa está dispuesta a una unión fiscal a “su carta”, que consistiría en profundizar sanciones a los que incumplan el pacto de estabilidad. El destino que nos aguarda es como el de algunos en el 11 S en las Torres gemelas, lanzarse al vacío para no ser devorados por las llamas.

Y mientras tanto nuestro ex-flamante Mister PESC, sí os acordais de él, el paisano nuestro que tenía misión de cargo en las fuerzas de la OTAN como "responsable europeo de asuntos exteriores" aquel traidor vendido al que el ya fallecido Enrique Miret Magdalena llamaba en su columna semanal de contraportada en el diario El País, "Solanazas". Pues mientras tanto este “Señor”, haciendo declaraciones sobre que si la realidad es la que es y su partido, el PSOE, ha de adaptarse a ella. A uno no le extraña nada la deriva derechizadora que tomó el PSOE con personajes así, muy bien emulado actualmente por otra joya de la Corona en Europa, Don. Joaquin Almunia.

Es más leyendo el artículo "Los robots mandan en la bolsa" en el suplemento de negocios del País, uno empieza a darse cuenta del futuro que le espera a la humanidad como no nos rebelemos contra estas sabandijas que nos gobiernan. Cuando se busca la liquidez a través de unos mercados financieros controlados por máquinas, las claves para hacer fortunas ya no consiste solo en tener mejor información sino que es fundamental ejecutar antes la orden, en el tiempo que dura un parpadeo se pueden realizar 40.000 operaciones y el 56% de las operaciones en EE.UU se realizan con programas algorítmicos. ¿Que pueden ya hacer los ciudadanos que no sea apearse de este sistema?

Pero corriendo desesperados vamos a topar en breve con nuestro destino, España Cañí, interpretado por Rajoy y sus cuatreros, que eso sí nos aseguran que ahora ya no es tiempo de fiestas y que lo que pasa nos lo tenemos bien merecido por haber vivido por encima de nuestras posibilidades y apostillan que todo lo que pase a partir de ahora será responsabilidad de todos y todas los españoles, ¡Ahí es ná, que rostro!. Pobres de nosotros.

Y mientras tanto lo que podría disuadir la especulación, que sería un ITF a la altura de las necesidades actuales (Impuesto a las Transacciones Financieras) duerme el sueño de los justos en los pasillos burocráticos de Bruselas.

Las películas basadas en narraciones de Stephen King al lado de esta son más blandas que el cuento de caperucita. ¡Que horror!