domingo, 6 de septiembre de 2009

Para poder aplicar la Tasa Tobin hay que molestar a los poderes financieros



Antonio Fuertes Esteban
ACORDEM-ATTAC



Considero muy importante profundizar en el tema de la Tasa Tobin, es un tema comúnmente considerado por los que propugnamos el control democrático de los mercados financieros. Este impuesto ATTAC lo "resucitó" como ITC (Impuesto a las transacciones cambiarias) pero aparte de que sirva para el control de los mercados financieros, ATTAC propugna que su recaptación sirva para alimentar un fondo de ayuda a ciudadanos y ciudadanas. Para ello habría de ser recaptado por los Estados y administrado por una inexistente hoy autoridad mundial reconocida. Como mecanismo re-distributivo serviría en parte para:

- Lograr los Objetivos del Milenio.
- Financiar el mantenimiento y desarrollo de los Bienes Públicos Mundiales.
- Como Fuente de ayuda al Desarrollo.
- Dar soporte, en parte a los derechos sociales básicos de los países recaptatarios.


Efectivamente el tema es importante, sin embargo muy poca gente del Movimiento Altermundista se ha puesto a reflexionar seriamente sobre su factibilidad y en que forma y medida, su promoción, su posible implementación, sus oportunidades e impedimentos, sobre ¿Quien recauda?, ¿quien distribuye, como, y a quien?.. etc..

Esta no es ninguna cuestión baladí, y en asociaciones como ATTAC y otras se debería reflexionar muy seriamente sobre ello y crear un grupo específico de trabajo sobre el tema.

Ramonet lanzó en 1997 la idea y en 1998 ATTAC hizo bandera de ello. Sin embargo a estas alturas ATTAC, en lo que respecta a este impuesto, mantiene una postura poco firme y en general no profundiza ni ayuda en la práctica a clarificar el tema hoy. Determinadas Ongs son las que hoy tiran del tema de la tan renombrada y poco conocida tasa Tobin. ONGs como Ubuntu, Stamp out Poverty.. tratan de "contemporanizar" hoy este impuesto, aunque las dinámicas de estas ONGs han llevado a desvirtuar el auténtico sentido de la tasa Tobin.

Hay que recordar que Tobin no propuso el tema en 1972 como fuente de financiación contra la pobreza. Tobin propuso este impuesto, que no Tasa, - se ha venido llamando muy alegremente tasa a algo que en realidad es un impuesto que de implementarse sería de carácter internacional- para combatir el descontrol y vulnerabilidad del sistema financiero y como mejor recurso, pensaba Tobin, para promover la estabilidad financiera y el poder de control de los gobiernos sobre las monedas y las políticas económicas. Y ello combatiendo los movimientos especulativos de capital en lo que respecta a los mercados de divisas.

Pero esta propuesta de Tobin no progresó. Los poderes financieros, aliados a los emergentes neocons, la ningunearon en la época R. Nixon.

Es en 1997 cuando vuelve el tema, pero ya no como tasa Tobin, sino como propone Ignacio Ramonet como un impuesto a las transacciones cambiarias (ITC) ó CTT en sus siglas en inglés. Ramonet lo propone sobre todo como medio para controlar la especulación sobre las monedas que ha sido determinante en el desencadenamiento de últimas crisis y los ataques especulativos contra las monedas de algunos países (Mejico 1995, Este Asiático 1997 ..).

Y és fundamentalmente como un impuesto para el control democrático de los mercados financieros que ATTAC lo asume. Y propone que lo que se recaude sirva para crear un fondo de ayuda para los ciudadanos.

Sería un sano ejercicio aquí recopilar y analizar qué es lo que dicen las propuestas de ley que se han promovido hasta hace 3 ó 4 años en diversos países, ayuntamientos, comunidades autónomas..etc. Así como leer sustanciosos y reconocidos estudios sobre el tema, como el libro "La Tasa Tobin" de Bruno Jetin.

Y es que muy claramente todas estas propuestas de leyes, mociones y estudios han valorado que, para al menos coadyubar ligeramente los movimientos especulativos en los mercados de divisas, era necesario gravar con una mínima proporción en los impuestos a las transacciones que los especuladores realizan a nivel diario o semanal en gran cantidad. Sólo sobre ellas el efecto coadyuvante se realizaría y no sobre las transacciones financieras que se realizan para promover bienes y servicios, que se dan con menos frecuencia y que apenas se verían afectadas.

ATTAC siempre valoró que impuestos reducidos del 0'01% o del 0'005% como pedía Spahn no servían para coadyuvar las transacciones especulativas (excepto cuando había ataques especulativos muy serios contra las monedas, momento en el que Spahn era partidario de subir el impuesto a tasas elevadísimas para evitar las transaciones con las monedas afectadas) , aunque estos pequeños porcentajes sí sirvieran como instrumento de recaudación mínima para algunos objetivos humanitarios.

ATTAC estaba conforme con subir el impuesto al máximo en momentos de ataque de los especuladores a determinadas monedas, pero no en asumir impuestos mínimos como Spahn proponía mientras tanto. Y es en esta vertiente mínima de Spahn que algunas ONGs actuales proclaman un ITC mínimo del 0'005%, dentro de las campañas que buscan medios económicos como fuente de financiación contra la pobreza. Pero ha de quedar claro que este porcentaje no cumple los objetivos de servir de control a los movimientos especulativos de capital, y en todo caso nunca se puede llamar impuesto tipo Tobin a uno de estas características.

Las leyes que han promovido este impuesto en diversos parlamentos o concejos mayoritariamente han promovido porcentajes para el ITC normalmente del 0'1% y, en todo caso siempre superiores al 0'01%, lo cual viene a significar un impuesto 20 veces superior al que proponen del 0'005% hoy algunas ONGs como fuente de financiación de la pobreza.

Pero además este impuesto mínimo del 0'005% no tiene en sí ningún valor político para combatir los poderes financieros por varios motivos:

1.- Muy al contrario de lo que una intervención política coherente habría de perseguir (controlar la especulación) este impuesto del 0'005% no solo nó sirve para controlarla, sino que puede satisfacer a algunos incautos y dar naturaleza de respetabilidad a algunos financieros.

2.- Y esto es importante ¿Por qué digo "Respetabilidad" de algunos financieros?. Pues muy sencillo, porque ya hay un buen número de empresas financieras que se dedican a la compra venta de moneda y cuya sede está ubicada en la City de Londres, que ya se han pronunciado por una tasa de este tipo, eso sí con carácter voluntario. Sería su buena obra para la causa de la pobreza en el Mundo.

3.- Pero ¡¡bueno!! voluntario un impuesto ¡¡cuando se ha visto!! , un impuesto es de carácter universal, en este caso sería de carácter universal para todas las transacciones de divisas en el Mundo, o como mínimo en zonas financieras suficientemente importantes para poder implementar este impuesto. ¡¡Voluntario!! ¡¡nunca!! ¿nos toman por idiotas?

Y claro aquí está el "qui de la cuestión" el "nudo gordiano" que hay que deshacer. Si un impuesto es de naturaleza Universal, y en el caso que nos ocupa para todas las transacciones de divisas, es necesario y obligado dotarse de instrumentos para poder seguir la pista y localizar estas transacciones, pero ¿como hacerlo?

Pues habría que preguntarles y ya era hora de que salieran de nuevo Bruno Jetin y Denis Robert, tan olvidados ellos por muchos altermundistas. Sí porque son, entre otros, los que nos han dado las herramientas para enfrentarnos a la solución.

Pero el problema en el fondo es aquél de ¿que hay que abordar primero los fundamentos, las causas o sus efectos, sus consecuencias?. Porque para poder seguir las pistas de las transacciones financieras, los poderes democráticamente constituidos habrían de poder tener acceso al control de las transferencias internacionales y esto nos lleva a la regulación y supervisión de este tipo de transaciones, que es lo que los poderes financieros obviamente no están dispuestos a permitir.

Por supuesto, ha de ser posible supervisar los sistemas informáticos de mensajería ( el más importante SWIFT), que constituyen los medios para efectuar miles de transferencia por segundo que obviamente quedan registradas como valedor de las partes en los negocios financieros.

Claramente los Gobiernos y jueces deberían de tener un control sobre las Cámaras de Compensación Interbancarias (Clearstream, Euroclear,..etc). Aquellas sociedades creadas por los grandes bancos con el beneplácito de los Bancos Centrales, que han hecho posible, en la era de la informática desarrollada, la Globalización financiera.

Denís Robert va a ser juzgado dentro de dos semanas en la Corte Francesa por haber denunciado reiteradamente en sus libros, de forma clara y muy bien informada, el uso delictivo fundamental de estas sociedades llamadas "notarías de la Globalización" y que son las que dan fé y hacen balances al cabo del dia de todas las transacciones.

Y este es el "qui de la Cuestión". La causa de todo el desaguisado no es ni más ni menos que hoy día todos los poderes fácticos sin excepción, han legislado u obrado en la práctica a favor de la libertad absoluta y privacidad de todo tipo de movimientos de capital.

¡¡Ah porca miseria!! ahí está el máximo fundamento de nuestros males. El poder omnímodo desatado. ¿Quien se atreve a hacerle frente?

Se necesitan políticos valientes y con visión de futuro. Se necesita ciudadanía que tenga claro el primer "mandamiento" de este dios mundano: "Honrrarás al dinero", que velan, acumulan y ofician sus fariseos sacerdotes.

Los ninguneados de poder y las llamadas fuerzas y organizaciones políticas de progreso, los movimientos sociales, e incluso las ONGs habrían de tener algo claro: Para cambiar este mundo hay que unirse contra el poder del dinero, que hoy es el poder financiero globalizado.

Posiblemente hay que hacer políticas cada vez más globales, y menos nacionales. Hay que promover instancias de Gobierno mundial democráticas que puedan establecer un control sobre las finanzas globalizadas y a buen seguro hay que promover la transparencia para poder pasar cuentas democráticas a los guardianes del tesoro, a esa mezcla de Alí Babás y piratas que significan los poderes financieros, así como a las fuerzas políticas e instituciones financieras internacionales que los apoyan. Si no es así ¿Qué sentido tiene la Tasa Tobin?.

Antonio Fuertes Esteban