viernes, 29 de mayo de 2009

PARAÍSOS FISCALES, LA PALANCA DEL NEOLIBERALISMO



Antonio Fuertes Esteban

Comisión de Justicia Fiscal Global de ATTAC España





Hace dos años aproximadamente que los llamados Paraísos Fiscales vienen encontrando un cierto eco en la prensa escrita y los informativos televisivos. Ha sido necesaria una profunda crisis del sistema económico global financiarizado para que, finalmente, los autodenominados líderes mundiales y poderosos grupos mediáticos hayan roto su pacto de silencio en torno a ellos y hayan tenido que señalar lo obvio, su naturaleza propicia al delito financiero y fiscal y su gran responsabilidad en el desarrollo de la crisis financiera y económica actual.

Lugares con un ventajoso régimen jurídico y fiscal, dados su secreto bancario y nula o baja tributación, su actividad es una muestra clara y patente de la prácticamente absoluta desregulación financiera internacional, además de que alimenta la impotencia de los organismos supervisores y autoridades judiciales para perseguir todo tipo de delitos.

En este sentido si un observador interesado se preguntara el nexo que une hechos tan aparentemente dispares entre sí como:

-Los atentados del 11S,
-La financiación del terrorismo de ETA.
-La gran especulación sobre los mercados de divisas, cuyo flujo se estima en 2 billones de dólares diarios.
-La especulación de los Fondos de Pensiones Anglosajones en las bolsas de valores de todo el Mundo.
-el tráfico de armas hacia la Contra Nicaragüense, entre otros.
-la especulación inmobiliaria de la Costa del Sol.
-El lavado de dinero de la mafia Rusa.
-la crisis hipotecaria que ha precipitado la financiera y económica actual.
-la práctica nula tributación de las Compañías Multinacionales.
-la evasión de impuestos de personas adineradas en el mundo por un importe de 245.000 millones de dólares.
-que entre el 50 y 60 % de las grandes fortunas de África y Latinoamérica permanezcan a buen recaudo en beneficio propio y hurtadas a la debida solidaridad con los pueblos .
-la incapacidad de la justicia para dirimir y exigir responsabilidades por el hundimiento del Prestige en las costas Gallegas.
-los escándalos de Enrom, Parmalat, Forum Filatélico, cuentas secretas del BBV o cesiones de crédito del BSCH, entre otros.
-La especulación sobre petroleo, alimentos y materias primas con el consiguiente aumento de los precios del petroleo y de los alimentos.
-la compra de empresas por fondos de capital riesgo en todo el mundo y posterior desmantelamiento y despido de trabajadores.... etc.

Y así miles de ejemplos cotidianos de actividades delictivas y criminales que hacen baldíos los esfuerzos de Naciones Unidas, movimientos sociales y ONGs y algunos gobiernos por democratizar la economía, acabar con la pobreza, lograr un desarrollo sostenible y avanzar en el despliegue efectivo de los Derechos Humanos Fundamentales.

Ante estas preguntas dicho observador acabaría documentándose y llegando a una clara conclusión y es que para que se haya producido todo ello ha sido absolutamente necesario el concurso de los llamados Paraísos Fiscales. También quedaría conmovido por la influencia de las actividades a ellos vinculados en el deterioro económico y social y en el desguace de la democracia en el Mundo. Está por demostrar aún, por que por otra parte es indemostrable, que sirvan en algún aspecto positivo a la economía productiva o a la sociedad.

Se pueden enumerar los grandes perdedores de la crisis financiera en cuya gestación los paraísos fiscales han contribuido significativamente: 52 millones de personas que añadir a los que ya padecían hambre severa en el Mundo, millones de trabajadores que han perdido sus puestos de trabajo, miles de pequeños agricultores que han tenido que abandonar sus cultivos, pequeños y medianos empresarios que han tenido que cerrar sus empresas, sindicatos y movimientos sociales, Gobiernos que han tenido que endeudarse y ciudadanos que han tenido que pagar a las entidades financieras el rescate de los “activos tóxicos” generados a causa de su desmesurada codicia. En definitiva un gran retroceso de la justicia, la equidad y la democracia en el Mundo.

Como siempre el peso de la crisis lo han pagado los ciudadanos, ello resultado del poder ciego y desatado de los poseedores del dinero que siempre buscan el beneficio a cualquier coste. Ellos presionaron a la comunidad internacional para crear el secreto bancario, para crear competencia y dumping fiscal a nivel mundial y para liberalizar los intercambios de capitales y todo tipo de transacciones y ello desde la óptica del máximo beneficio y el mínimo coste. Por eso los llamados paraísos fiscales no son sino un arma política creada e instrumentalizada por el poder del dinero, el Poder de ahora y siempre.

La democracia es más falsa cuanto más sometida está a este Poder, al poder del dinero. Es hora de hacer auténtica Política, política para salvaguardar y profundizar en la democracia mundial. Por ello el movimiento internacional de ciudadanos y ciudadanas ATTAC ha denunciado que el grupo del G 20 (que según ellos posee el 90% del PIB mundial) pretenda marcar el rumbo del capitalismo y la agenda mundial en los años venideros y reclama un auténtico cambio en la forma en que la Comunidad Internacional viene tomando las decisiones, reivindicando, para el grupo de 192 países que conforman Naciones Unidas, la competencia de reformar/cambiar el orden económico Internacional.

Es impensable que los países Anglosajones especialmente, que conformaron las reglas del juego y son artífices del llamado Capitalismo Anglosajón que en su extensión ha conformado el sistema global Neoliberal actual, tengan un interés verdadero en acabar con los paraísos fiscales y con la actual arquitectura financiera internacional. Los paraísos fiscales son un soporte vital del Neoliberalismo, si aún sobrevive es gracias a ellos, ya que en ellos se apalanca y soporta. Tampoco está nada claro que en la Unión Europea, que desde hace más de 20 años ha venido abandonando su modelo social, haya una determinación firme de abolirlos, a pesar de las declaraciones de algunos de sus líderes. Prueba de ello es la lista de Paraísos Fiscales que ha sido configurada por la OCDE por encargo del G 20. Esta lista constituye un verdadero insulto a la inteligencia y aparte de pretender investir a determinados territorios de una respetabilidad que no tienen eliminándolos de la lista “oficial”, pretende ser un instrumento que sirva para desviar la atención de lo que ha constituido siempre el verdadero problema y son los llamados Centros Offshore o Centros Financieros Extraterritoriales.

Dichos Centros Financieros Extraterritoriales se rigen por un ordenamiento jurídico particular mediante el cual pueden burlar el Ordenamiento Jurídico Internacional, ello lo utilizan junto a su nula tributación para atraer todo tipo de capitales evasivos, ilegítimos y fraudulentos. Pocos de estos Centros Offshore van a ser nombrados paraísos fiscales, y por lo tanto perseguibles y/o sancionables por la Comunidad Internacional, a partir de la publicación de la lista de la OCDE de 2009. El resultado va a ser que con un ligero lavado de cara comprometiéndose a firmar tratados de intercambio de información en circunstancias delictivas muy concretas y restringidas, van a poder limpiar su mala imagen internacional e integrarse en los intercambios financieros normalizados. Eso sí manteniendo sus ventajas competitivas de opacidad y baja tributación.

En nuestro país el grupo socialista en el Congreso de los diputados ha presentado y sacado adelante una moción: Proposición no de Ley relativa a la reforma de la arquitectura financiera internacional y la eliminación de los paraísos fiscales. En ella se refleja una gran inconsistencia, declaraciones de intenciones generales, una falta de previsión de medidas concretas y eficaces para enfrentarse al problema de los Centros Offshore desde las competencias Estatales y un seguidismo a ultranza de los presupuestos de la reunión del G 20, incluido el asumir la lista de la vergüenza de los paraísos fiscales de la OCDE del 2009. Aparte de ello el grupo socialista en sus propuestas se contradice con la actitud del Gobierno Socialista en los últimos tiempos que, como ha denunciado ATTAC España, ha favorecido descaradamente mediante decretos legislativos a capitales que operan en Paraísos Fiscales.

Brindis al sol y palabritas finas para que nos pensemos que lo suyo va en serio.


Barcelona 28/5/2009