domingo, 16 de noviembre de 2008

Metáfora del dinero y la miseria

Antonio Fuertes Esteban

Mi pequeño homenaje a León Felipe


Hoy 15 de noviembre de 2008 se ha levantado el telón de una magna representación mediática global. El lugar la Casa Blanca, la prensa del día habla de los actores, que son 20 y que constituyen el 90 por ciento del dinero mundial. ¡Vaya! bien está saber que del casting oficial de actores, 150 no han sido elegidos para la representación, claro que solo representaban el 10 por ciento del dinero y no más de un tercio del público mundial, el público comprensivo sabrá disculpar esta selección necesaria para que el autor “Don dinero” pueda ofrecer al público preparado el sentido justo de la tragedia que pretende ofrecernos. El atrezzo ha sido cuidadosamente diseñado para que no ofenda el santuario de la Sala Oval y al levantarse el telón todo estuviera en su sitio, como así ha sido.


Un ejército de periodistas, críticos y tertulianos nos han ido ofreciendo un adelanto de la obra, los apuntes necesarios para poder seguir una representación que puede tener dificultades de comprensión.

Es curioso, he estado pensando cómo se las ha ingeniado el autor “ Don Dinero” para captar a los que mejor representarían su guión, aunque también me quedaban dudas de si este guión estaría cerrado, si el director o los actores podrían reinterpretar el guión, improvisar. De momento nada sabemos de lo que se ha estado desarrollando tras bastidores y siempre es allí donde se negocian las condiciones de representación o se cuecen las ofensas que arruinan la obra, ¡que fastidio para los críticos perderse los bastidores!

Ayer llegué incluso a imaginar que Sarkozy, Merkel o Zapatero tendrían cara de euro, Bush de dólar, Gordon Brown de libra, Cristina Fernández de peso, Hu Jintao a veces de yuan y a veces de dolar,...etc. Pero lo que me produjo asombro y desazón fue pensar que los 150 actores que no pasaron el casting podrían no tener rostro o si lo tenían se había decidido que no fuera mostrado, ni siquiera les correspondía un papel de secundarios o de figurantes en esta tragedia. Y de repente se desveló para mí el significado de la magna obra, esta anunciada tragedia se convirtió para mí en opera buffa porque me apercibí que el auténtico drama se desarrollaba fuera del escenario, lo representaban todos aquellos que no tenían una “cara rica” que salvar, los sin rostro mediático.

Moraleja, se ha levantado una nueva religión!!!!

“y el dinero se hizo carne y habitó entre nosotros”


PARÁBOLA

León Felipe

Había un hombre que tenía una doctrina.
una gran doctrina que llevaba en el pecho
(junto al pecho, no dentro del pecho)
una doctrina escrita que guardaba
en el bolsillo interno del chaleco.
La doctrina creció...
Y tuvo que meterla en un arca de cedro,
en un arca como la del Viejo Testamento.

Y el arca creció....
Y tuvo que llevarla a una casa
muy grande...
Entonces nació el templo.

Y el templo creció. Y se comió al arca de cedro,
al hombre y a la doctrina escrita que guardaba
en el bolsillo interno del chaleco.

Luego vino otro hombre que dijo:
el que tenga una doctrina que se la coma,
antes de que se la coma el templo;
que la vierta, que la disuelva en su sangre,
que la haga carne de su cuerpo..,
y que su cuerpo sea
bolsillo,
arca y templo.